Tamaulipas y los cambios del 2016

Noticias Reportajes
Por: Daisy Verónica Herrera Medrano
Septiembre 18, 2015 07:09

El proceso electoral 2015- 2016 oficialmente está en marcha en Tamaulipas desde el pasado 13 de septiembre, es decir, hace cinco días, cuando se instaló el Consejo Electoral que tendrá a bien la organización de todos los actos y protocolos previos y posteriores a la elección.

El próximo domingo 5 de junio de 2016, poco más de 2 millones 500 mil tamaulipecos estarían en condiciones de elegir Gobernador, 43 Presidentes Municipales y 22 diputados de mayoría relativa que integren el H. Congreso del Estado de Tamaulipas.

El proceso arrancó con un árbitro electoral recién renovado, integrado por un presidente y seis consejeros, entre los cuales predomina el sexo femenino con cuatro consejeras.

A diferencia de otros Consejos electorales, el de hoy, se integró con base en los resultados de evaluaciones personales que igual calificaron desde la honorabilidad de los aspirantes, hasta sus conocimientos, capacidades y trayectoria laboral.

El arranque también se da en medio de una impugnación de la legislación electoral vigente, cuya resolución está en manos del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

Otra de las condiciones que caracterizan el arranque de este proceso, son la nueva redistritación electoral y la nueva plantilla de actores participantes en donde no sólo diez partidos políticos de doce tienen asegurado su lugar en las boletas, sino que también se abre la posibilidad a los candidatos independientes.

LOS RIESGOS DEL 20-16
Con el revés de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), de “tumbar” el 1.5 por ciento para acceder a las diputaciones plurinominales y cambiarlo por el 3 por ciento del total del padrón electoral, se pone en riesgo la supervivencia de los partidos “chiquitos”, de nueva creación o con poca votación a su favor.

Esta nueva condición en el escenario electoral obliga de alguna manera a propiciar las alianzas entre partidos políticos preocupados por sobrevivir al 2016.

Bajo está premisa se habla desde ahora, de una megalianza que podría unir a los Partidos: Acción Nacional (PAN), de la Revolución Democrática (PRD) y el del Trabajo (PT), estos dos últimos preocupados por mantener su registro y acceder a las pluris.

De acuerdo al dato histórico de la elección del 2015, en Tamaulipas el padrón electoral lo conforman 2 millones 627 mil electores, es decir que para mantenerse “vivos” electoralmente, los partidos deben obtener cuando menos 78 mil votos.

El mismo dato histórico de 2015 nos dicen que no alcanzan esta meta el PRD con sus 28 mil 314 votos y tampoco el PT con sus apenas 12 mil 17 sufragios a su favor.

En este mismo riesgo estaría incluso el Partido de Andres Manuel Lopez Obrador, Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) con 37 mil 300 votos y Movimiento Ciudadano (MC) con sus 70 mil 130 votos.

A estos partidos en riesgo se les suman los Partidos: Verde de México (PVEM), Nueva Alianza (PANAL) y el Encuentro Social (PES), de los que se cree, podrían unirse al Revolucionario Institucional (PRI) también en una mega alianza.

ALTERNANCIA Y VIABILIDAD
En cinco de las 12 entidades federativas donde habrá relevo de gobernador en 2016, no conocen la alternancia política, es decir que siempre han sido gobernados por el PRI, destaca aquí el estado de Tamaulipas.

En esta condición están también Hidalgo, Veracruz, Durango y Quintana Roo, por lo que se advierte que el PRI pondrá especial interés en conservar estas plazas conocidas como bastiones priistas.

Si bien, en Tamaulipas existe una fuerza predominante del Institucional, lo cierto es que hoy, se enfrenta a un nuevo escenario con reglas y electores nuevos en donde también la Sociedad Civil tiene puertas abiertas a través de las candidaturas independientes.

También se dice, que por esta falta de alternancia es que partidos como el PAN y el PRD perfila unirse en aras de quitarle lo “invicto” al tricolor.