MAREMÁGNUM…AHORA… LOS DIABLITOS

Columna Política Destacadas
Por: Miguel E. González de la Viña
Septiembre 6, 2018 04:09


Los niños son el futuro de una nación, porque mañana serán los ciudadanos que tendrán familia y trabajarán por ella y para el país, en aras de un México que busca el bienestar para su población.

¿Palabrerías? Quizá para algunos, pero de mucha esperanza para otros que tienen fe en vivir en una colonia, en una ciudad o en un ejido con mejores servicios públicos y bienestar social. En otras palabras, en el México que soñamos nos da todo.

La realidad es otra. Es un despertar diferente, es un abrir los ojos a nuestro entorno cuando nos enteramos de que niños, casi adolecentes en la ciudad de México, han formado una banda delincuencial que se dedica a cometer robos a automovilistas y transeúntes.

Se les conoce como Los Diablitos, escolares entre los 12 y 13 años, quienes desde hace meses, dedican buena parte de su tiempo a robar y amagar con armas de juguetes y navajas, allá por el populoso sector donde se ubica el Museo del Papalote.

Lo peor, si se vale decir, es que uno de los papás del menor con apenas13 años, lejos de avergonzarse de la conducta de su vástago y aplicarle un correctivo, sorprendió a quienes lo escucharon con demandar al personal de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México, si no liberaban a su hijo de inmediato.

La amenaza de Roberto N., padre de uno de Los Diablitos, no terminó con la primera intimidación, sino que también arremetió contra elementos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) por el mismo hecho, porque asegura que no son más que “travesuras de niños”.

Lo malo es que esta no es la primera ocasión en que detienen a estos ladronzuelos, porque, en tres veces anteriores Los Diablitos han sido remitidos a las demarcaciones policiacas por el mismo delito. Aunque lo el Poder Judicial, según la Ley, quedan en libertad.

Voces anónimas de las autoridades policiales señalaron que Roberto N, padre del pequeño delincuente, está siendo investigado por las autoridades, aunque con apego a la verdad, hasta el momento no se le han encontrado antecedentes penales.

Por su parte, se lee en el periódico El Universal, que la Fiscalía para la Atención de Niñas, Niños y Adolescentes de la Procuraduría General de Justicia de la CMNX, informó que hará un desglose de la investigación realizada en contra de los menores de edad, enfocada en contra de sus padres.

La CDMX está investigando la posible existencia de violencia familiar en los hogares de los niños delincuentes y, en caso de que se pudiera advertir la afectación de los menores por conducta violenta, causada por los padres u otros hermanos, entonces los menores podrían ser retirados del seno familiar y ser trasladados a un albergue del Sistema DIF, donde serían sometidos a tratamiento psicológico.

En este caso hipotético, sería innegable la afectación del campo psico-emocional de los pequeños delincuentes. Aunque también hay margen para que pudieran surgir otras hipótesis sobre el descuido reiterado de la familia y, la actitud de los padres después de la comisión de delitos que los ha llevado a las demarcaciones policiacas.

Los reportes mediáticos hasta el momento, son vagos, porque no falta quien afirme que Los Diablitos no solo son dos, por lo menos se han contado doce y que son

capitaneados por un exconvicto de aproximadamente 30 años de edad, identificado como Ricardo N.

Al finalizar la década de los años setenta, en pleno auge del gobierno de José López Portillo (1976-1982), también en la CDMX, existió una banda de pequeños delincuentes llamada Los Panchitos, que llegaron a sumar más de 500 (todos menores de edad, entre los 11 y 18 años) que hasta cometieron el “cobro de piso” a los vecinos del sector.

Los Panchitos se asociaron lo mismo a asaltos, robos, extorsiones. Pero tambien hubo amenazas, golpes y heridos a las bandas rivales que les invadían “su territorio”. También asistían y organizaban fiestas donde abundaba el alcohol y todo tipo de drogas.

La enorme mayoría de los integrantes eran varones y pocas las mujeres. La periodista Ericka Flores de la organización editorial Milenio, el 4 de noviembre del 2013, publicó un amplio reportaje del líder de Los Panchitos, José Luis Moreno Salinas, alias El Hacha, a quien describe como un hombre cincuentón, moreno, robusto, de estatura media, falsamente acusado de homicidio, violación y robo con violencia, por agentes del “general” Arturo Durazo Moreno, porque “…quería que me afiliara al PRI para dirigir a las juventudes…”

Cierro este espacio con la reflexión: Antes Los Panchitos, ahora Los Diablitos… Todos menores de edad; ¿Con o sin la complacencia de los papás?

Mañana… mañana será otro día.