RELÁJESEE…“ES LA ECONOMÍA, ESTÚPIDO”

David Ed Castellanos Terán

“Es la economía, estúpido”

Si la economía va mal, todo va mal; aunque sin duda podemos decir que todo gobierno tiene claro obscuros y que hay sobradas cosas qué rescatar de la 4ta. Transformación que preside Andrés Manuel López Obrador.

En México hay diferentes escuelas que han influido en la vida histórica-económica nacional, según el Colegio de México, podría dividirse en cinco etapas: la destrucción y reconstrucción revolucionaria; la sustitución de las importaciones; desarrollo estabilizador; crecimiento orientado “hacia adentro” y el comercio como motor de desarrollo.

El neoliberalismo, ese modelo sepultado por el político más popular de la actualidad, fue sin duda una escuela de pensamiento que influyó en la historia moderna, pero que no se cuajó por completo en la vida económica del país. La apertura iniciada por Carlos Salinas de Gortari, tuvo un balance entre tecnócratas y las visiones del estado benefactor.

Sin duda, hoy en día podemos decir que el neoliberalismo fracasó como modelo después de la crisis estadounidense y surgió el premio Nobel Amartya Sen, con algo más apegado al modelo nórdico (Suiza, Islandia, Irlanda, Suecia, etc). Acompañado de esto surge la discusión de la justicia social y un modelo preocupado por el medio ambiente y un desarrollo sostenible.

Sabiendo que el actual Secretario de Hacienda, es un fiel creyente de la justicia social y la austeridad en el servicio público, es fácil entender de dónde viene el discurso Lopezobradorista con frases como la austeridad republicana y la pobreza franciscana. Más aún, al leer sus trabajos de investigación, se puede entender que considera que la fórmula para el cálculo de la distribución del presupuesto a los estados es injusta y que se debería “premiar a los estados que hacen una buena gestión de recaudación” (tenencia vehicular, predial, y otros, por ejemplo).

El impuesto de tenencia, es el más fácil de recaudar y tiene un propósito ambiental para reducir el uso del coche. Inhibe las externalidades negativas para la sociedad; sin embargo, es un impuesto que muchos utilizaron en campaña para quedar bien y que alguno que otro millonario ha aprovechado para emplacar porsches y ferraris en estados como Morelos.

La propuesta del subsecretario Arturo Herrera, es coherente ante la evolución de los modelos económicos a nivel internacional, pero jamás le hará sentido a un priísta posrevolucionario como describen al comandante supremo los mismos ex priístas, y por eso, a primera hora vuelve a desmentir al ya vapuleado Dr. Herrera.

Los mexicanos debemos agradecerle al doctor su servicio patriótico al soportar las humillaciones de aquellos que no saben de economía, porque si a él o a su jefe Carlos Urzúa, se les ocurriera renunciar al cargo, sin duda los mercados reaccionarían aún peor contra nuestro país por la debilidad institucional de tan importante secretaría.

Ahora fue el Fondo Monetario Internacional el que redujo el crecimiento esperado para México a 1.6%. Afortunadamente nuestro presidente tiene otros números.

¡Malditas instituciones neoliberales!

Por cierto, la frase: «La economía, estúpido» (the economy, stupid), surgió en la elección presidencial de 1992 entre Bill Clinton contra George W. Bush (padre), y ha sido utilizada para destacar diversos escenarios económicos tanto en Estados Unidos como en otros países. Lo subrayo para que no se pongan el saco.

davidcastellanost@hotmail.com
@dect1608

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here