A CAPELLA… MALA SALUD

Miguel González de la Viña

La falta de visión por alcanzar el bienestar común y la ambición personal de quienes en lugar de servir al pueblo se sirven ellos mismos, llevan al fracaso las políticas públicas en Tamaulipas y de eso sabe bastante la Doctora GLORIA MOLINA GAMBOA quién desde que asumió la titularidad de la Secretaría de Salud en el año 2016 no ha dado una en el abasto de medicamentos y ahora resulta que los hospitales enfrentan una nueva crisis, la de equipo médico que ayer le comentábamos en este espacio.

La denuncia de algunos derechohabientes de los hospitales del sistema de salud público estatal en el sentido de que no hay aparatos para la realización de estudios fue confirmada por la propia Doctora MOLINA, quién sin más, dijo que se acabaron los contratos de arrendamiento porque no hay dinero y hasta que se consigan más recursos se reanudarán los contratos, total ya se va a acabar el año…. Pues sí, entonces pregunto ¿qué les cuesta a los tamaulipecos esperar para enfermarse hasta en enero o febrero?

Es de verdad inconcebible que con esa ligereza hable del tema, ella como responsable de la Secretaría de Salud debió supervisar la planeación administrativa y financiera de la dependencia y palomear los planes emergentes ante una eventual crisis económica o epidemia de salud, por supuesto que debió tener trazada cada ruta a seguir antes de excusarse con una falta de dinero, pues mejor que nadie sabe que la mala salud no suele avisar cuando llegará.

Pobre de mí Tamaulipas con funcionarios tan insensibles y tan irracionales, algo anda muy mal en la Secretaría de Salud, será por eso que año con año resulta ser la dependencia con mayor numero de observaciones efectuadas en las auditorías que hace la federación y no solo eso, sino que también representa el mayor monto presupuestal observado por los fiscalizadores de la Auditoría Superior de la Federación.

En otro tema era predecible que Victoria se ubicara entre las ciudades con mayor rezago en la generación de empleos y no es para menos cuando vemos que los Gobiernos tienen quebrada a la ciudad y digo que los gobiernos porque para nadie es un secreto que la mayor fuente de ingresos del comercio y la industria local son los gobiernos y que cuando dejan de pagar los contratos de proveeduría o peor aún dejan de consumir el producto local, la economía se va en picada.

Ahora bien, la falta de urbanidad y desarrollo de la capital tampoco dan para más, bueno, si ni agua tenemos para ofrecer a la industria, ya no hablamos de vialidades, conexiones y otros servicios que pudieran hacer atractiva a la capital tamaulipeca para recibir nuevas inversiones, para lo único que resulta fértil Victoria es para que crezca el desempleo y con ello crezca la pobreza, la violencia y la migración.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here