Maremágnum… Pensiones retorcidas

Mario Vargas Suárez

No creo ser el único mexicano que percibe los ¿errores? del Ejecutivo Federal e inquilino del Palacio Nacional. No creo, pero si no identifican al personaje, me refiero al tabasqueño venido a presidente, a Manuel Andrés López Obrador.

Uno de los personajes del ahora fallecido Roberto Gómez Bolaños, tiene como estribillo aquello de “Así como digo una cosa digo otra…”, por lo que ahora lo hago propio, en el caso que nos ocupa, porque las redes sociales se han dado vuelo en el desprestigio de una noticia que afecta a una parte de la población, que desde luego, ni levemente roza a los que gozan de una pensión.

El tema del ‘ajuste’ a las pensiones a los trabajadores mexicanos ha causado mucha inquietud, sobre todo a quienes están cerca o muy cerca de llegar a esta meta, por lo que en redes sociales han dado un trato muy dispar, sobre todo por las noticias falsas.

Lo cotidiano es el uso de vocablos técnicos que han tenido la intención que confundir a los lectores. Se suma que el tema de las pensiones ha sido manipulado en varios sexenios y la 4T se prestó para el desprestigio presidencial en base a los ‘errores’ de Estado y la siembra de actos vandálicos, como sucede en Prepas y Facultades de la UNAM, así como los ataques populares a las fuerzas armadas e incremento de actos de la delincuencia organizada.

Una de las mentiras que se infieren es la reducción de pensiones, sin especificar. La burocracia federal y algunos estados, tienen para pensión al Instituto de Seguridad Social al Servicio de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) y organismos específicos; los empleados de empresas privadas, al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

La realidad es que mientras la Ley del ISSSTE señala como tope de pensión diez salarios mínimos diarios (antes se calculó en UDIS), el IMSS tenía como máximo no diez, sino 25, lo que desde luego representó, durante muchos años, una desventaja.

Muchos burócratas no se jubilan porque ganan mucho más en activo que jubilados y sus ingresos se verían muy disminuidos si optan por el retiro. Hay quienes ganan arriba de 40 mil pesos mensuales, pero el ISSSTE solo le pagaría poco más de la mitad.

La adecuación a la Ley del IMSS que recientemente ‘se aprobó en lo oscurito’ dice que ya no se pagarán los 25 salarios diarios, sino que disminuyen a diez, igual que la burocracia federal.

No significa que los actuales pensionados verán disminuido el monto de lo que reciben mensualmente; o que quienes se van a jubilar reciban menos con esta adecuación a la ley. Esto se aplicará según algunos portales en internet, solo a los trabajadores que empezaron a cotizar al IMSS a partir del 1º de enero de 1997 y se agrupan en el Régimen de 1997. No se afectarán quienes están inscritos en el Régimen 1975.

Los trabajadores que comenzaron a cotizar desde 1 de julio de 1997, a partir del 2021, podrán iniciar el trámite porque ahorraron por medio de una Administradora de Fondos de Ahorro para el Retiro (AFORE).

Según la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (CONSAR) se requiere un mínimo de 1,250 semanas cotizadas al IMSS; tener entre 60 a 64 años para acceder a la Pensión por Cesantía o en su caso, tener 65 años para la Pensión por Vejez. Además tener un expediente del trabajador en una AFORE.

La pensión del IMSS depende exclusivamente del saldo acumulado de la cuenta de AFORE, en tres modalidades, a saber: a) Renta Vitalicia. La pensión la paga una Aseguradora, es de por vida y el monto de la pensión dependerá del saldo acumulado y

se actualiza de acuerdo a la inflación. b) Retiro programado. Paga la AFORE que tiene contratada el trabajador y el monto es el saldo acumulado en la cuenta. La recibe el trabajador hasta que se agoten los recursos de la cuenta.

c) Pensión Mínima Garantizada. La paga el gobierno porque el trabajador cumplió con los requisitos de edad y semanas cotizadas, pero que los recursos de su cuenta de Afore no alcancen para contratar una Renta Vitalicia o un Retiro Programado. Para 2019 el IMSS la otorgó de 3,198 pesos.

Desde luego que la modificación de la Ley del IMSS afecta a un sector de trabajadores ¿nuevos?, pero hasta donde he investigado las verdades son crudezas y los especialistas en romper, lastimar o desvirtuar la imagen presidencial, están trabajando a marchas forzadas y dan resultados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here