Maremágnum… Los Oscar

Mario Vargas Suárez

Previo al domingo pasado, el mundo del cine ha tenido mucha agitación por la entrega de los premios Oscar, estatuilla en oro que anualmente entrega la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Estados Unidos.

Los competitivos norteamericanos cuentan con dos ciudades que, entre otras cosas se han distinguido en el tema de la cinematografía: Los Ángeles en California, en el Pacífico y por el Atlántico la Ciudad de Nueva York.

Ambas ciudades son sede de varias compañías cinematográficas que han producido largo y corto metrajes al mundo de la pantalla grande, donde actores, músicos, guionistas, directores y productores, no solo estadounidenses, sino de un buen número de países, que han destacado.

Los turistas nacionales y de cualquier parte del mundo, visitantes de Nueva York o Los Ángeles, no pueden omitir -por lo menos pasar- por estudios como Disney, la Metro -Goldwyn Mayer, Paramount Pictures Corporation, Columbia Pictures, Happy Madison Productions y tantas compañías que han contribuido al engrandecimiento de esta industria.

La idea de este espacio no es repetir la lista de ganadores del Oscar 2020, más bien es hacer hincapié sobre la historia del premio y detalles que son de relevancia para el turista común.

El Premio de la Academia (Academy Award) u Oscar, se entrega como reconocimiento a la excelencia y activismo social de los profesionales en la industria cinematográfica -directores, actores y escritores-. Es un galardón ampliamente considerado como el máximo honor en el cine.

Los estudiosos del tema aseguran es la ceremonia de entrega de premios más antigua en los medios de comunicación, concebida por Louis B. Mayer, presidente de Metro Goldwyn Mayer, quien se convierte en una organización que mejoraría la imagen pública de la industria del cine.

El viejo Hotel Roosevelt en Los Ángeles existe y siguen dando servicio, por lo que hospedarse ahí es una experiencia incomparable, porque podrá visitar el Salón Blossom, que el 16 de mayo de 1929 fue el escenario de la primera ceremonia de premios, por los logros cinematográficos en los años de 1927 a 1928.

El Hotel Roosevelt tiene una fantástica ubicación en pleno centro de la ciudad, a solo unos pasos de Teatro Chino, del centro comercial y de entretenimientos Hollywood and Highland Center y del Museo de Cera de Hollywood.

Caminar por sus pasillos no solo es admirar las tiendas interiores, sino también las fotografías y placas de algunas de las premiaciones,

Desde el 16 de mayo de 1929, se han fundido, moldeado, pulido y lustrado más de 3 mil estatuillas doradas por la R.S. Owens & Company, compañía especialista en premios.

La estatuilla tiene 13.5 pulgadas (34.29 cm.) de altura y pesa 8.5 libras (3,85 kg.) y el diseño de la estatuilla no ha cambiado desde su concepción original, aunque el tamaño de la base ha variado, hasta el año 1945 en que se adoptó su forma actual.

La estatuilla es más conocida por su ‘apodo’, Oscar, cuyo origen no es claro y la historia que prevalece es que la bibliotecaria y eventual directora ejecutiva de la Academia, Margaret Herrick, pensó que la estatuilla se parecía a su tío Oscar y así lo dijo, y a partir de ese momento, los miembros de la Academia comenzaron a llamarla Oscar.

Muchos piensan que El Oscar es de oros, pero han sido fabricadas en bronce sólido y enchapadas en oro; el bronce fue remplazado por el metal denominado britannia, que es una aleación parecida al peltre, por que facilitó el alisado de su terminación. En la Segunda Guerra Mundial, Los Oscar fueron fabricados con yeso pintado, por los escases de metales, aunque terminado el conflicto bélico, fueron cambiadas por las de metal chapado en oro.

Lo bueno para algunas ciudades como en Tamaulipas, es que las salas cinematográficas locales, están preocupándose por exhibir las películas nominadas incluso antes de la premiación, lo que permite a los aficionados a este arte, conocer la el material del que se habla.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here