MAREMÁGNUM… EL CULPABLE

Mario Vargas Suárez

Al escribir el título de hoy, a mi mente vino el documental mexicano, donde se denuncia la injusta y burocrática vida judicial en México, contra Toño Zúñiga, un joven de entonces 26 años de edad (2005), cuando una patrulla de la policía de la CDMX lo arresta injustamente, acusándolo de homicidio.

Antonio Zúñiga contrató a dos nóveles abogados, cuya inocencia en la justicia les hizo tener la esperanza de regresar la libertad al defendido, aún ya sentenciado por un juez, pero con un defensor de oficio que litigaba con una cédula profesional falsa.

Presunto Culpable es un documental llevado a las salas cinematográficas del país, donde se observa paso a paso el juicio, sin actuación, sin caracterización. Así burdo… cruel… real… descarado… Usted seguro conoce el final.

El culpable de hoy es la inteligencia del hombre cuando inventa y difunde esa maravillosa tecnología de la comunicación llamada Internet y contra todo lo que se pensó, no solo enseña, no solo divulga ciencia… También engaña, confunde, forma opiniones muy controvertidas al grado que muchos mandatarios en el mundo están ‘batallando’ porque sus gobernados ya no se dejan engañar o en su caso, dan mayor crédito a otros.

Internet es el culpable de que en varias ciudades de los Estados Unidos, los últimos días de mayo, han sido de gran tensión, porque por redes sociales se han organizado manifestaciones en las afueras de la Casa Blanca en Washington, obligando al presidente Donald ‘Copetes’ Trump, a refugiarse en el búnker de los sótanos de la residencia oficial.

En lugares como la Pandémica Ciudad de Nueva York, en Los Ángeles, Chicago, desde luego en Minneapolis y la capital de ese país, Washington, hubo disturbios callejeros donde autos policiales arrollaron a manifestantes y obligaron al toque de queda desde las 4 de la tarde.

Los escándalos en muchas ciudades gringas se dieron por el asesinato callejero cometido por un policía blanco contra un afroamericano, a quien denunciaron por pagar con un billete falso y mientras la policía alegaba alteración de la conducta del detenido, los videos demuestran la violencia de la policía, que terminó por asfixiar a George Floyd.

Lamentable, Floyd no es el último nombre de una muy larga lista de víctimas por los excesos de la policía gringa contra el racismo arraigado de los estadounidenses, por lo que las protestas se elevaron y por la misma reacción policiaca, los disturbios, saqueos y si adiciona las tontas reacciones del presidente Trump, por Twitter, provocaron verdaderas batallas urbanas.

Internet ha tenido la culpa de que ya no creamos en los discursos oficialistas de políticos locales o en el extranjero, que pretenden su palabra sea ley divina, pues los ciudadanos gracias a Internet, conocen opiniones contrarias.

Aquél viejo e irónico anécdota de un candidato que ante su ‘animalado’ público hizo como promesa de campaña la construcción de un puente… Solo que en esa comunidad no había río, canal, laguna o mar… el equipo de campaña se apresuró a la aclaración. La soberbia del candidato llegó a tanto, que también prometió el río.

Internet es culpable de que muchos gringos, mexicanos y en general muchos ciudadanos de diversos países, no crean en el coronavirus, porque en redes sociales les han dicho que es política internacional para ‘matar’ gente porque ya ‘somos muchos millones en el planeta’

Inicialmente se dedujo que la ignorancia de la gente inculta, su bajo nivel educativo, su rango socioeconómico y no faltó quien señalara el religioso. Pues no,

porque otro con nivel universitario, aseguran no el exterminio de la humanidad, si hablan la expansión del comercio mundial, de la expansión de empresas, es que se inventa lo del COVID-19.

Internet es acusada de publicar que ambas posturas son producto de las redes sociales porque “hay avisos que el mismo gobierno está dando sobresueldos a médicos y enfermeras para que logren su cometido…” Nunca nadie señala una fuente, las redes.

Lo cierto es que los gobiernos de la República, incluyendo los de la 4T, han sido evidenciados con la exhibición de sus mismos datos y claro que los medios de información solo muestran lo que se ha registrado en videos.

Las televisoras, estaciones de radio, periódicos y portales periodísticos, evidencian las declaraciones y en ese sentido, “Internet es el culpable de dar a conocer lo que ahora ya no quiero se diga que dije…”

Por lo pronto El copetes Trump, en Gringolandia, hizo uso de su poder y lanzó su decreto limitando los mensajes de tres redes sociales importantes.

¿Qué sigue ahora en nuestro México?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here