RELÁJESEE… TE HABLAN A TI

David Es Castellanos Terán
Twitter: @dect1608

Desde que inició el sexenio de Andrés Manuel López Obrador, tengo una aversión a escuchar al presidente de la república. Prefiero leer el dossier de las mañaneras que hasta hace unos días emitía “Gerencia del Poder”, y la reacción de la crispada crítica que consumir el material audio visual que producen en presidencia.

No voté por Andrés y mucho menos soy su simpatizante, mis amigos más cercanos lo saben y apelaré a ellos si lo que aquí escribo se traduce como una maroma mal ejecutada para defender al presidente de todos los mexicanos.

Este fin de semana, mi Twitter se llenó de indignación por un video donde el presidente de México daba a conocer su “Decálogo para salir del coronavirus y enfrentar la nueva realidad”, por supuesto que no lo vi. Fue hasta que algún personaje de los que sigo retuiteó a Jesús Ramírez que leí una infografía con la propuesta del presidente. La “oposición” se rasgaba las vestiduras, la indignación corría por mi TimeLine. Procedí a leer.

Fui formado bajo la tutela de católicos, y tengo muy buenos amigos cristianos-evangélicos, conozco la concepción tripartita del ser humano: espíritu, alma y cuerpo; y la importancia de que los tres estén en armonía. Algo extraño que un tema tan profundo se trate desde la esfera política.

Leí el decálogo con ganas de entender al presidente, a pesar de no estar de acuerdo con sus decisiones, lo considero un tipo inteligente y sagaz; el engrane perfecto para que México y el sistema no se desmorone.

El presidente aborda dos temas fundamentales para el país en 10 reglas básicas para enfrentar la nueva realidad: salud y economía. Es importante reconocer a quién le está hablando el presidente.

Las reglas propuestas por el presidente en un país que:
1) Se informa en Facebook

2) Acostumbrado a vivir en crisis pero con la peor crisis de la era contemporánea en puerta.

3) Circula videos en redes de asesinados a quemarropa, y sanguinarias ejecuciones.

4) Se endeuda a mensualidades por encima de sus capacidades de ingreso para adquirir el celular, la tablet, la pantalla o el coche. ¡¿Sino, cómo?!

5) No planea ni administra riesgos sino que reacciona ante las crisis. Ahogado el niño, tapado el pozo.

6) Pasa horas en la pantalla del celular compartiendo memes y jugando.

7 y 8) Posee niveles de obesidad que retumban en oficinas internacionales de salud. Incluyendo la obesidad infantil.

9) Es racista y clasista, aunque se disfrace de puritano.

10) Camina sin una propósito en lo individual y en lo colectivo. Existe pero carece de identidad.

En la nueva realidad, la gente que no está sana tendrá una mayor probabilidad de muerte, la economía no estará para lujos ni despilfarros. Si te identificas con alguna de las diez, ¿en dónde más te han advertido los cambios que debes hacer para enfrentarte a la incertidumbre?

Hoy también le hablo a la clase media, no al paciente de mi doctor que llamó para diseñar su plan de vida post-coronavirus, adquirió un gimnasio en casa y ya hizo sus proyecciones y análisis de riesgos para su salud física, mental y financiera.

Somos afortunados de tener un presidente que tiene todos los días su programa matutino, es bueno saber qué piensa; te habla a ti, se trata de México.

davidcastellanost@hotmail.com
@dect1608

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here