Poncho de Nigris enfrenta el momento más triste de su vida

TVyNovelas
PONCHO DE NIGRIS anhelaba tener un tercer hijo con su esposa, MARCELA MISTRAL, pero el embrión se formó fuera de la matriz
Difíciles momentos vivieron Poncho De Nigris y su esposa, Marcela Mistral, al verse obligados a interrumpir su embarazo por complicaciones que ponían en riesgo la vida de la presentadora e influencer. Días después de lo ocurrido, el ex Big Brother nos platicó encontrarse más tranquilo, aunque igual los invade la tristeza por la ilusión que se habían hecho de darle un hermanito a sus pequeños Isabella y Ponchito.

“YO ESTABA BIEN CONTENTO Y NO LE HABÍA DICHO A NADIE”
Después de esta lamentable pérdida, ¿cómo te encuentras?

Nos sentimos tristes por- que estábamos muy ilusionados de tener un tercer hijo en nuestro matrimonio. Fue bien difícil que en un principio nos dijeran que no había nada; hicimos un chequeo más extenso, y el embrión estaba fuera de la matriz, se tuvo que retirar. Tenía ya un mes y medio de gestación; la verdad, nos dolió bastante. Ahora tenemos que esperar que pase un buen tiempo.

¿Cuándo se dio cuenta Marcela que estaba embarazada?

Desde las primeras semanas, y me quería dar la sorpresa, pero ya después tuvo que decírmelo por varias cosas que teníamos que hacer, entre esas, algunas campañas. Me dijo que estaba embarazada para no hacer ciertos esfuerzos, porque además, ella sentía algo extraño en su organismo. Sin embargo, nos empezamos a cuidar… Ya yo estaba bien contento y no le había dicho a nadie, porque normalmente los embarazos se anuncian al tercer mes para que no pasen este tipo de cosas y recibir un golpe tan fuerte como el que recibimos.

¿Cómo se dieron cuenta de que había problemas con el embarazo?

Fuimos con la doctora, no vimos nada y a mí me dio un bajón. Estuve una semana deprimido, porque sentía mucha ilusión… Ya me imaginaba a mi tercer hijo… Lo importante es que ahorita estamos todos bien, porque, ante la complicación, Marcela debió ser operada, ya que efectivamente había un embrión, había un bebé, pero se había formado fuera de la matriz; era un embarazo ectópico.

¿Qué sentiste cuando te dijeron que no había nada en la matriz de tu esposa?

Primero, coraje; luego, tristeza y desilusión, porque ya me imaginaba a mi bebé con sus hermanitos… Es que, sinceramente, no es fácil tener hijos; hay mucha gente que sí tiene muchos hijos, pero no es fácil, es una bendición muy grande, es la herencia de Dios, es un milagro. Yo lo veo como un regalo del cielo, por eso me pegó tanto.

“ERA UN EMBARAZO DE ALTO RIESGO Y ELLA PODÍA MORIR”
¿Anteriormente les costó trabajo tener hijos?

Batallamos normal, digamos que seis meses para tener a la niña.

¿Mantienes la ilusión de darle un hermanito a tus niños?

Sí, me gustaría tener un bebé, y si llegan a ser gemelos, bienvenidos. La neta es que ya después de esto que nos sucedió, es lo mejor que nos puede pasar. Yo creo que lo mejor que dejamos aquí en la tierra es la familia, la descendencia.

¿Han pensado en someterse a un tratamiento para buscar esos gemelos?

No, no lo hemos pensado porque queremos que todo sea de manera natural. Vamos a ver qué pasa.

¿Cómo has apoyado a Marcela después de este triste episodio?

He estado ahí en todo momento, me la paso cuidando a los niños, ya que ella ahorita no puede por la operación; está indispuesta y, aparte, se siente triste. Aquí ya el tema no era que se salvara el bebé, se cambiaron los papeles, porque primero estaba la vida de Marcela. Era un embarazo de alto riesgo y ella podía morir porque, si no nos damos cuenta a tiempo de que el embrión estaba fuera de la matriz, se venía una hemorragia interna y no la cuenta ella. Pero ya estamos más tranquilos porque logró salir bien de la intervención, no perdió ningún ovario y aquí estamos los dos, en las buenas y en las malas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here