RELÁJESEE… LARGOS TENTÁCULOS DE CORRUPCIÓN

David Ed Castellanos Terán
Twitter: @dect1608

Era la Primavera del 2018 en la plaza más caliente de la frontera entre México y Estados Unidos… El ardor del plomo en una bala de alto calibre no significaba nada a lado de la euforia desbordada siempre en favor del candidato de izquierda a la presidencia de la República; el entusiasmo por el aspirante de oposición al neoliberalismo y a la mafia del poder hablaba en Nuevo Laredo, Tamaulipas.

“Quiero aquí dar a conocer algo, no me lo pidió nadie, pero creo que es mi deber decir que estamos apoyando ante la persecución, las amenazas, el asedio, estamos apoyando a Carlos Canturosas”, expresó Andrés Manuel López Obrador, entonces candidato a la presidencia de la República aquel 5 de abril.

La gente gritaba sin agotamiento el nombre del próximo presidente de México.. “es un honor, estar con Obrador”, y este sin miramientos defendió una y otra, y otra vez al ex panista Carlos Canturosas Villarreal, virtual candidato del Partido Morena a la presidencia municipal de esa peligrosa y tétrica ciudad frontera, donde Heriberto Lazcano construyó su búnker y base militar.

“Miren, se hizo una encuesta para ver quién nos iba a representar aquí en Nuevo Laredo, y él ganó la encuesta y tan luego lo supieron los de la mafia del poder y empezaron a perseguirlo a él y a su familia, tuvo que irse al exilio. Todavía no se cierra este capítulo, le decimos a Carlos que cuenta con nosotros, que tiene todo nuestro apoyo, que él decida, lo que considere y que va a tener siempre nuestro apoyo”, concluyó el aún candidato de la coalición “Juntos Haremos Historia”, hoy vanagloriado y respetado Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas.

A dos años y tres meses de aquel mitin político, y en la gira por Tamaulipas donde el entonces candidato de izquierda refrendó todo el apoyo al ex panista Canturosas Villarreal, y a poco menos de 48 horas de que el ahora presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, se reúna con el jefe de la gran potencia mundial Donald Trump, la Unidad de Inteligencia Financiera del Gobierno del Estado, informó sobre una averiguación en contra de por lo menos 52 empresas factureras vinculadas al PRI y Morena, generando un quebranto patrimonial al erario, superior a los 2 mil millones de pesos.

Durante más de 24 meses alrededor de 100 empresas han sido auditadas y fiscalizadas por el personal de la Unidad de Inteligencia Financiera del Estado de Tamaulipas, todas o en su mayoría presumen una relación o vínculo con los nombres del ex alcalde de Nuevo Laredo, Carlos “C”; así como con el ex Secretario de Finanzas del Estado, Jorge Silvestre “A”; el ex subsecretario de Egresos, Cristóbal “R”; el ex director de Pagos, Jorge “C”; todos del sexenio próximo pasado priísta. También, figura el nombre del Notario Marco Antonio “M”, su nombre figura en la constitución de más de 50 empresas.

La frialdad de la UIFE, como de los mismos números indican que:
Entre 2012 y 2016 medio centenar de empresas “fantasma”, supuestamente atracaron del dinero público de los tamaulipecos y de otros gobiernos del país una suma cercana a los 10 mil millones de pesos.

La UIFE ha permitido la integración de 56 expedientes que han derivado en 23 carpetas de investigación por el delito de lavado de dinero.

Se han generado 29 órdenes de aprehensión.

Cuatro de estas órdenes ya se encuentran ejecutadas y 103 más en vía de ser solicitadas, principalmente relacionadas con las investigaciones contra empresas factureras, actividades de delincuencia organizada y contra la corrupción de ex funcionarios.

Se han asegurado 35 cuentas bancarias

45 bienes inmuebles, 3 de ellos precautorios.

Se han generado más de 58 Auditorías Fiscales por la omisión de impuestos federales superiores a un monto de un 1 mil 413 millones de pesos.

En mayo de 2014, en medio de un enardecido y confuso estado de Tamaulipas por la violencia que imperaba, los trabajos de oficina del Palacio de Gobierno, se paralizaron; el estruendo y seco ruido de un balazo alteró todo… el ruido vino del baño de la oficina de la jefatura del Departamento de la Secretaría de Finanzas. Ramiro Martínez Higuera se había “suicidado”.

PD: ¿Persecución política? ¡Pero si tiene cara de pilluelo! ¿Le tienen miedo a Carlos Canturosas? ¡¿Qué es bien visto en Nuevo Laredo?! … quizás pero a la UIFE, mejor que le corra.

davidcastellanost@hotmail.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here