Maremágnum… Aguas… ¿frescas?

Mario Vargas Suárez

El título no se refiere a la acostumbrada falta de agua potable en la capital se Tamaulipas o de algún otro municipio. La opinión de hoy se refiere a los hechos sucedidos en la capital de Tabasco, Villa Hermosa, que prácticamente está ‘con el agua hasta el cuello’, aunque por las circunstancialidades pareciera hay confusión con el origen que les ahoga.

Inicialmente, Adán Augusto López Hernández, gobernador de Tabasco, (2019-2025), militante de Morena, demandó judicialmente a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) por haber abierto las compuertas que inundaron una parte del estado, de tal forma que el mismo presidente Manuel López intervino para declarar que esa inundación era consecuencia de la corrupción de otros gobiernos.

En su defensa a la dirección en manos del poblano Manuel Bartlett Díaz, don Manuel López aceptó que podría haber sido error humano, aunque priorizó la corrupción del pasado. Para desgracia la lluvia en la región por huracanes, contribuyó al incremento del nivel en las zonas habitadas y campos de cultivo de varios municipios, por lo que la partida presupuestal de desastres naturales, otra vez urgió… pero ya no estaba.

Según el gobernador de Tabasco, Adán López Hernández, la demanda contra la CFE sigue, pero también se jacta de que el gobierno federal les está ayudando porque “…somos amigos del presidente…”

La realidad es que el pasado fin de semana, el presidente López Obrador, realizó una visita por su tierra, pero contrario a la imagen de otros presidentes o gobernadores de otras épocas, se extrañó que el tabasqueño no bajara del helicóptero que le hizo el tour, “…no se quiso mojar los zapatos…” dijeron voces paisanas.

Noticieros de la televisión mexicana, nunca divulgaron los videos donde aparece el presidente mexicano mirando, viendo a sus paisanos caminando por ríos urbanos, pero en las redes sociales y noticieros sin compromisos de contrato de imagen, si hay evidencia de los diferentes episodios desde el mismo helicóptero presidencial.

Por Facebook se está haciendo viral un video que capta al presidente mexicano con ese lenguaje no verbal en su rostro, sencillamente insuperable, cuando la aeronave presidencial baja sin aterrizar, y aparece un niño de aproximadamente 10 años de edad, caminando en su río urbano, con un balde blanco en la cabeza que sostiene con ambas manos y dentro está su macota: un perro.

Indudablemente que la inundación empezó por la apertura irresponsable de las compuertas de La Presa Peñita, provocando la inundación de tres municipios principalmente: Nacajuca, Jalpa y Cunduacan.

Para Tabasco las lluvias del ciclón Eta y el Frente Frío número 11, terminaron de completar el cuadro hidrológico que inundó una muy basta región desde Chiapas hasta el terruño natal del presidente López.

Macuspana, cuna del, es uno de los municipios afectados y no registro de los más afectados, porque la zona es considerada de desastre con todos los damnificados, los fallecidos y heridos por las corrientes, sin contar el número de cabezas de ganado y animales de granja que fueron arrasados.

Según las autoridades en Villa Hermosa, estas inundaciones son históricas en tabasco, y hasta el cierre de esta columna, Protección Civil de aquella entidad reporta 80 mil

damnificados, dos fallecidos y diez ríos fuera de cauce, al grado de que el gobernador Adán López, advirtió que la emergencia por lluvias e inundaciones está en el «punto más crítico».

Se sabe que el Presidente López tenía programada una gira de trabajo por Nayarit y Sinaloa y la canceló para atender la emergencia en Tabasco por los efectos del huracán Eta. El hecho es significativo porque contra su costumbre de viajar en vuelos comerciales, López Obrador utilizó un avión de la Fuerza Aérea Mexicana.

Trascendió que el mandatario federal convocó a una reunión de emergencia con el gabinete de seguridad en su estado natal, aunque seguramente el gobernador Augusto López Hernández ya había lo propio, solo que esta vez estaba el presidente y varios secretarios de estado.

“Hay una situación de emergencia en Tabasco. He dado seguimiento al desbordamiento de ríos, lluvias y sobre todo a la situación de la presa Peñitas, que es la que puede inundar”, declaró previamente desde su cuenta de Twitter.

Lo malo de todo este tema es que ayer martes, en La Lagañera, Manuel López se volvió a trumpear (de Trump), arremetiendo contra los periodistas, poniendo en entre dicho la labor de informar de los corresponsales contra el delirio de persecución y crítica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here