David Ed Castellanos Terán
Twitter: @dect1608

La jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo, debe tener un intenso dolor de muelas y las uñas carcomidas por los altos niveles de estrés que le provocan los grupos crimínales, y más recientemente por el caso del asesinato al empresario francés Baptiste Jacques Daniel Lormand y su socio.

Cita el viejo y conocido refrán: “cae más pronto un hablador que un cojo”, y es que doña Claudia, allá por abril de 2018, cuando andaba de candidata por la coalición Juntos Haremos Historia, anduvo caminando por la alcaldía Álvaro Obregón, pero fue en la colonia Tlacoyaque en donde participó en un mítin y rechazó la participación de Sedena y Semar, para combatir la inseguridad.

“No se resuelve la inseguridad trayendo al Ejército o la Marina, como lo señalan algunos candidatos”, dijo en aquel entonces.

¿Verdad que no es lo mismo ser oposición, que un buen gobernante?

Cuando atentaron contra Omar García Harfuch, jefe de la Secretaría de Seguridad Pública y Protección Ciudadana de la CDMX, inmediatamente solicitaron apoyo a las Fuerzas Federales; la Secretaría de la Defensa Nacional, y de la Marina Armada de México, tuvieron que salir a respaldar al súper policia de la Cuarta Transformación.

Qué irónico. Omar, se apellida igual que Genaro, el súper policía de Felipe Calderón, en fin. El atentado fue en julio del 2020, y horas después la jefa de gobierno de la CDMX comenzó a ver disminuida su postura y su palabra empeñada durante la campaña.

Sheinbaum, se había comprometido a no desatar una guerra contra los narcotraficantes en la Ciudad de México, pero lo que la entonces candidata no sabía, era que sus cuerpos de seguridad transitarían bajo la protección y respaldo de la Marina Armada de México, del Almirante Secretario Rafael Ojeda Duran.

En Octubre, la SEMAR, en coordinación con la gente de la SSPC, y la FGR, así como otras fuerzas federales, desmantelaron uno de los narcolaboratorios más grandes en los últimos años. Allí también estuvo la SEMAR, viendo por recuperar la tranquilidad que usted y su equipo de seguridad no han podido, doña Claudia.

Al final, el seguimiento a la investigación derivada del homicidio del franco-mexicano y su socio, está a a cargo de la Secretaría de Marina Armada de México, quien respalda los operativos para esclarecer el caso y darle mayor tranquilidad y seguridad a los capitalinos que no quieren politiquería, sino resultados ya sea con la SEDENA o la SEMAR en las calles, pero vivir en paz.

Por eso no es bueno escupir al cielo… ¿Verdad, Doña Claudia?

davidcastellanost@hotmail.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here