David Es Castellanos Terán
Twitter: @dect1608

La ciencia de la salud está en su momento más avanzado y aún así, ya se cumplió un año del silencioso y mortal virus que encerró y puso de cabeza al mundo entero.

Al momento que los laboratorios y farmacéuticas comenzaron la distribución de las vacunas, se detectó una nueva cepa de coronavirus, dicen que es más letal que la primera y los humanos no terminamos de entender ¿cómo protegernos?

México es uno de los países que menor porcentaje de vacunación ha aplicado a su población: el 0.03 por ciento; apenas superando a Francia. Pero si nos enfocamos en las dosis suministradas, ya está en el top20 mundial superado por naciones como Estados Unidos, China, Alemania, Reino Unido, Italia, Canadá, España y Polonia, entre otros, dejando al país azteca en el décimo tercer lugar.

Sin embargo, esto no significa que la pandemia haya sido bien atacada, aún existen muchos vacíos de información, posturas gubernamentales y hasta posicionamientos legislativos que dejaron malamente el manejo del tema en una sola persona.

Ese ha sido otro de los graves errores de la Cuarta Transformación que insiste en distraernos con caricaturas; como la intención de ofrecer asilo a Julian Assange, una exposición de política internacional con altísimo riesgo para el presidente y el canciller Marcelo Ebrard.

Una cosa es clara, Julian, es acusado por el principal aliado comercial de México ni más ni menos que por espionaje, el fundador de wikileaks; según el gobierno norteamericano publicó información militar y diplomática clasificada. Aunque Assange lo niega, de eso se le quiere condenar y no considero que el Gobierno Mexicano, tenga los tamaños para enfrentarse al vecino del norte con tan delicado asunto, al menos que López Obrador, le esté tendiendo una trampa al programador.

Ahora habrá que esperar si Marcelo, le hace caso al presidente en la petición formal del asilo al también llamado periodista, pues esa ocurrencia sirvió para olvidarnos por un momento que en México, ejercer el periodismo es una profesión de alto riesgo; además de que desde lo más recóndito de la Cuarta Transformación, por no decir, con toda la intención el presidente quiere desaparecer el Instituto Nacional de Acceso a la Información (INAI).

¿Y entonces la libertad de expresión?

davidcastellanost@hotmail.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here