David Ed Castellanos Terán
Twitter: @dect1608

El juego matutino en el estadio “Palacio Nacional”, parecía más un entrenamiento de bateo para el capitán Andrés Manuel López Obrador; pero vergonzosamente se le salió de control a Jesús Ramírez y terminó ponchando y humillando al dueño del equipo Cuarta Transformación. Enseguida lo que nadie dijo del payasito tamaulipeco.

Todo parecía estar bajo control, el capitán había transcurrido sin problemas, hasta que llegó el lanzador Miguel Badillo, de la Revista Contralínea, especializada en investigaciones duras contra la corrupción, derechos humanos y temas de actualidad.

“Gracias señor presidente”, dijo el pitcher Badillo, al tomar la palabra cuando habían transcurrido con calma más de 60 minutos del juego matutino, celebrado este jueves 4 de febrero; pero allí comenzó la debacle y hat trick, de Chuhco Ramírez, autor intelectual de la estrategia que ponchó hasta tres veces en menos de una hora al dueño del bat, López Obrador.

Miguel Badillo, dijo explícitamente que tenía cuatro lanzamientos fáciles para el bateador estelar, todos dispuestos a que el hombre de izquierda poderosa conectara de jonrón, y así fue.

Golpeó su bat con la pelota una y otra vez. Aparecieron los nombres de Peña Nieto, Emilio Azcárraga, Claudio X. González y su hijo; banqueros, Meade, Videgaray, y hasta Carlos Romero Deschamps que anda de vacaciones para no molestar al presidente López Obrador. Todo pintaba de maravilla, la bola se elevaba y elevaba por todo el jardín izquierdo, pero llegó el grave error de Jesús Ramírez y del otro tamaulipeco que de rodillas imploró la oportunidad de lanzar en cadena nacional.

“Ojos de plato”, fue la expresión del bateador cuando observó que el nuevo lanzador, un hombre picoso venido desde Tamaulipas, se ponía de rodillas ante él; eso sucedió después de 39 largos minutos desde que Badillo, comenzó sus lanzamientos fáciles al capitán Andrés López. De eso, nadie dijo nada cuando criticaron al hombrecillo tamaulipeco que se hincó para llamar la atención del capitán.

Chucho Ramírez, había instruido al periodista Mario Segura, director del medio digital elsoldelsurtampico.com a que metiera presión para cambiar de lanzador, pero nada, el dueño del equipo Cuarta Transformación; estaba muy cómodo bateando duro los temas de Miguel Badillo, la bola franca vitoreaba a la Fiscalía General de la República (FGR), a su titular Alejandro Hertz Manero, y de paso un palazo le metía al Instituto Nacional de Transparencia (INAI). Entonces López y Badillo, seguían enmedio del estadio Palacio Nacional con todos los reflectores sobre de ellos, y los minutos seguían su rumbo.

Hasta que por fin, 50 minutos después de que inició la intervención Badillo, exclamó “muchas gracias”, su misión había terminado en la almohadilla, tocaba el turno al de Tamaulipas.

Mario Segura, hoy experimentado en el periodismo, con dotes en el arte circense, comenzó nervioso pidiendo la cabeza del gobernador de su estado natal; luego aceleró la velocidad de sus lanzamientos hasta llevar al bateador al no hit, no run, lo ponchó ante su público, en su casa y con su gente.

1. Le recordó que él como el gobernador tamaulipeco, sostienen o sostuvieron vínculos con la Columna Armada “Pedro J. Méndez”, instalada y dominante en Hidalgo, Tamaulipas.

2. Que en esa región del centro tamaulipeco, no solamente existe la ingobernabilidad local, tampoco hay luz, ni control de la autodenominada Cuarta Transformación.

3. Mario Segura, del que todos se quieren reír a nivel nacional, evidenció al presidente de México, reprochándole que en la comunidad de Buena Vista, en Tamaulipas, no entran sus programas sociales, ni las becas y que el último intento por salvar a los pobladores fue de la Policía Estatal Acreditable, de la Secretaría de Seguridad Pública local, organismo policiaco menospreciado por el andar de unos cuantos polis.

4. En su afán por desmarcarse de la columna Armada, el bateador aseguró respetar ese tipo de expresiones sociales; sin embargo, en la figura de presidente a eso se le puede llamar “omisión”, porque una cosa es que el entonces candidato no supiera de la existencia de esos hombres tamaulipecos que se enfrentaron por sus tierras, y otra distinta es que hoy el Comandante Supremo, no haga nada contra los violentos.

5. Hace un año, Mario Segura, ya había expuesto al capitán las cosas graves que sucedían en Hidalgo, Tamaulipas; temas tan complicados que también se reportan en cientos de miles de regiones por todo México.

Jesús Ramírez Cuevas, Coordinador de Comunicación Social del Gobierno de la República, cambió al pitcher, humilló y ponchó a López Obrador por ponerle al tamaulipeco Mario Segura, el periodista que por su intervención se merece una barbacoa de cabeza de vaca.

davidcastellanost@hotmail.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here