MedioTiempo

El francés Benoit Paire es uno de los jugadores más talentosos del circuito, pero su mala cabeza lo hace protagonizar lamentables actos sobre las pistas de tenis. El último lo ha realizado en el Torneo de Buenos Aires (Argentina), donde partía como tercer favorito y se ha despedido en la segunda ronda ante el argentino Francisco Cerúndolo.

El tenista galo había jugado a un gran nivel en la primera manga, que se llevó por 6-4, pero en la segunda bajó su rendimiento y comenzó su deplorable show. En el quinto juego del segundo set, en el que iba cayendo por 3-1, su rival conectó un saque directo. Sin embargo, Paire consideraba que la bola se había marchado fuera. El árbitro español Nacho Forcadell bajó de su silla y la marcó buena y comenzó entonces una discusión entre ambos.

Tras la discusión y descontento con la decisión del juez de silla, el francés lanzó un escupitajo sobre la marca.

Su espectáculo no terminó ahí. Durante otro momento del partido volvió a escupir al aire y recibió una advertencia del árbitro y, después de otra discusión, fue sancionado con la pérdida de un punto. Incluso el propio supervisor del torneo tuvo que bajar a la cancha para calmar los ánimos al ver que Paire se encontraba cada vez más nervioso.

No lo consiguió y el francés comenzó a cometer errores groseros y dejó otro detalle lamentable en el último juego del partido para finalizar su particular espectáculo. Sacando con 1-5 en su contra en la tercera manga y bola de partido a favor de su rival, cometió una doble falta a propósito para perder el partido. Ni siquiera esperó a que el recogepelotas se llevara la bola de su primer servicio para hacer el segundo. “Una vergüenza, una vergüenza. Un papelón lo de Paire”, decían los comentaristas de la televisión argentina.

Paire, de 31 años y número 29 del mundo acabó cayendo por 4-6, 6-3 y 6-1 en 1 hora y 47 minutos ante el argentino, 137 de la ATP y hermano de Juan Manuel Cerúndolo, campeón este febrero de 2021 del Torneo de Córdoba.

No contento con el lamentable espectáculo que había dado sobre la pista, el jugador galo publicó después un tuit provocador dirigido a aquellos que le critican por su actitud.

“Al final, vale la pena chupar”, escribió junto a los emoticonos del beso y de la peineta y con una imagen en la que aparece el número de victorias que ha conseguido durante su carrera, los títulos logrados y el dinero que ha ganado. Una actitud bochornosa la de este jugador que ha conseguido arrebatarle el título de enfant terrible del tenis mundial a Nick Kyrgios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here