David Ed Castellanos Terán
Twitter: @dect1608

Solamente los verdaderos y atutenticos vaqueros pueden atrapar al ganado con el lazo del oeste, la famosa y caracteristica soga rígida, pero corrediza del sombrerudo y embotado vaquero; artículo imprescendible que aprieta cuando es necesario, pero sólo cuando se ocupa para que no escape el ejemplar por muy salvaje que este sea.

Ante la ausencia del Instituto Nacional Electoral (INE), que vigiló, cuidó y protegió el voto ciudadano que eligió al ahora presidente de México Andrés Manuel López Obrador la mayoría de los gobernadores de las entidades libres y soberanas se reunieron en donde se concentra el poder politico del país para firmar el Acuerdo Nacional por la Democracia, con el que se “comprometen” a respetar las elecciones venideras del 6 de junio.

A más de un año de que una fracción del Gobierno Federal se las ha ideado para atrapar a los gobernadores aliancista como si estos fueran caballos salvajes del viejo oeste, cuando sólo pareciera que cumplen con sus actividades ordinarias y relinchan ante los presuntos abusos centralistas, finalmente un nuevo pacto, el Acuerdo Nacional por la Democracia, que supone evitará a los mandatarios estatales meter mano a favor de uno u otro candidato.

Sólo que esta alianza democrática es una mentira más y viene como patada de mula a los sectores vulnerables, es como tirar del caballo a la poblacion en general golpeada y fracturada por la pandemia.

Según se comprometieron a no repartir despensas, no comprar el voto con dinero, los candidatos y sus equipos no deberán amenazar a simpatizantes contrarios, los representantes del partido en el poder local, estatal o federal no deberan condicionar los programas sociales ni embarazar urnas horas después de que se cierre la votación del 6 de junio; y bueno, tampoco deberán aplicar la votación carrusel. Esas y otras muchas prácticas de toooodoooos los partidos políticos son a las que se comprometieron evitar muy civilizados.

Por cierto, muy portadito y sentado en primera fila estuvo el gobernador constitucional del estado libre y soberano de Tamaulipas, Francisco Javier García Cabeza de Vaca, quien atendió la invitacion de la ministra Olga Sanchez Cordero, titular de la Secretaría de Gobernación, pero antes de entrar al corral de Palacio Nacional, Cabeza de Vaca, bufaba y levantaba polvo con sus declraciones previas al evento.

“Es una obviedad el hecho de firmar un documento que esta establecido en la misma Constitución, también es cierto, a mí en lo personal como a muchos otros nos gustaría que fuera mucho más amplio, que no solamente fuera el acuerdo a favor de la democracia, también a favor de la división de poderes; el respeto a la división de poderes, el respeto a la soberanía de los Estados, de nuestras libertades mismas que están plasmadas en la Carta Magna; cuando nosotros tomamos protesta como gobernadores, protestamos guardar y hacer guardar la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, la Constitución de nuestros Estados y todas las leyes que de ellas emanen. De tal suerte que por supuesto que me da mucho gusto de estar aquí y como siempre dándole seguimiento y refrendando mi compromiso y el que tenemos con cada uno de nuestros Estados para poder garantizar un proceso transparente, equitativo, libre, pero a la vez que se respete la soberanía de los Estados, nuestras libertades y algo que es fundamental en la división de poderes. Sí habra oportunidad de poder platicar”, mugió Cabeza de Vaca antes de ingresar a la reuión en donde también estuvo presente Alejandro Gertz Manero, de la Fiscalía General de la República, el mismo que solicita el desafuero del gobernador constitucional de Tamaulipas.

A todo esto, el que sí que le tuvo miedo al sureño López Obrador, fue el de la tierra mojada, Enrique Alfaro, quien no se presentó a la firma del Acuerdo, porque ya salió de vacaciones… jijiji. Hágame usted el vergonzoso favor.

davidcastellanost@hotmail.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here