Mario Vargas Suárez

Impacto, vocablo que debe entenderse como el choque o colisión de dos objetos o seres. Es decir, centra su concepto como el efecto emocional o simbólico que produce un hecho o un suceso.

Cuando agregamos el término social, es porque lo vinculamos a una agrupación de individuos que conviven en un mismo espacio y por ello, están obligados a respetar diversas normas de convivencia pública.

En otras palabras, el impacto social es el resultado o la consecuencia de una o varias acciones determinadas a una comunidad, o a un sector específico del grupo humano y los resultados podrán medirse según en positivos o negativos.

En este tema, hoy nos centramos en los hechos sucedidos la madrugada del viernes pasado cuando un exfutbolista del equipo Correcaminos, perdió la vida violentamente, hecho que se ha prestado a especulaciones de toda naturaleza de tal manera, que está impactando fuertemente a la sociedad no solo de la capital, sino a todo el estado.

Inicialmente la información habla de que hombres fuertemente armados fueron a sacar de su casa al exfutbolista y candidato a diputado por el Partido Verde Ecologista de México… Sin embargo, esta versión fue cambiada por las redes sociales, cuando dicen murió por un pleito de borrachera y los ofendidos lo siguieron hasta su domicilio donde le metieron tres balazos.

Otra interpretación habla de que lo iban a levantar, pero que el candidato se defendió, por ello los golpes en el rostro y cuerpo que presenta el cadáver y finalmente al no lograr su objetivo lo acribillaron; Una declaración anónima pinta al político como parrandero y al llegar a una fiesta por su esposa, notó ciertas conductas irregulares y de ahí vino el origen del problema.

Desde luego hay quien afirma el pleito inicial fue con familiares de la esposa y ellos fueron quienes le quitaron la vida, lo encajuelaron para sostener una fantasiosa historia de la delincuencia organizada.

No ha faltado quién relacione este crimen con las elecciones y haga ver el tipo de violencia que vive Tamaulipas y, además, causando un impacto social en la estabilidad de los tamaulipecos, sobre todo en mensajes de WhatsApp.

En esta red social del grupo de Facebook, asocian este asesinato con el juicio político al gobernador e incluso hablan de la máscara de la desestabilización a la paz social por la supuesta detención y encarcelamiento al Ejecutivo del Estado.

Muchos ciudadanos de todas las edades están preguntando sobre la veracidad de estos mensajes vía Smartphone y con mucha pena, noto incongruencias por lo que desmiento e inclino porque sea una nueva noticia falsa.

Relaciona la inseguridad que se intenta implantar, con una salida de la ciudad por cuestiones familiares cuando viajamos en la madrugada, de esta capital tamaulipeca a la fronteriza Reynosa. Agradable sorpresa fue encontrar mucha vigilancia policiaca en los 372 kilómetros de la carretera. Y lo mismo de Reynosa a la capital Regia y de ésta a Cd. Victoria.

El impacto social, por desgracia, lo están mal utilizando los enemigos de la paz social, infundiendo temor a la ciudadanía para votar por un partido diferente al que gobierna y aventurado sería señalar a un partido en específico, pero a ojos vistos que el objetivo planteado por los diseñadores de estrategias electorales, están logrando su cometido.

En el caso del futbolista que se quiso subir al tren político está siendo investigado por las autoridades de la Fiscalía del Estado y no dude de que a la brevedad se darán a conocer los verdaderos motivos que suscitaron la tragedia.

Lamentable pero real, Tamaulipas y su capital, vuelve a ser noticia nacional y muchos colegas de la cámara y el micrófono se limitan a ‘informar’ lo que saben o creen saber, y no ha faltado quién asegure es un crimen con tintes electorales, aunque usted infiere el mensaje que conlleva este tipo de hechos.

Pero no se preocupe mucho, estamos a poco menos de concluir el mes de abril y solo faltaría mayo para que vivamos el anhelado cierre de campañas y ojalá haya muchos conciudadanos que acudamos a las casillas electorales y ejercer este derecho ciudadano.

Cierro este espacio comentándole que el presidente Manuel López estuvo de gira en diversas refinerías del país: La “Miguel Hidalgo”, en Tula, Hidalgo, la “Ing. Antonio M. Amor”, en Salamanca en Guanajuato; la “Francisco I. Madero”, de Cd. Madero en Tamaulipas y “Ing. Héctor R. Lara Sosa”, de Cadereyta en Nuevo León.

Cuatro refinarías de Pemex, desde donde repitió la constante sobre producción de gasolina mexicana, pero más llamó la atención, la distancia geográfica entre una y otra, lo que entiendo un recorrido en auto muy fastidioso por lo extenso. No creo viaje en un avión o helicóptero de la presidencia, se supone ya se deshicieron de ellos.

En fin… ca quen, diría el ranchero de Tula, Tam.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here