David Ed Castellanos Terán
Twitter: @dect1608

“Agua que caes del cielo
Sobre las olas del mar
Yo te quiero beber dulce
Y tú te pones salá
Yo te quiero beber dulce
Y tú te pones salá”, el erotismo de don Julio Iglesias.

El Fondo para la Atención de Emergencias Naturales (FONDEN), fue desaparecido, exterminado y aniquilado por los actuales diputados federales, y México ahora enfrenta la peor sequía de todos los tiempos sin recursos para cualquier eventualidad. ¿Ya se percató que los productos básicos siguen a la alza?

Sí, los más de 200 legisladores que abandonaron su silla en la cámara baja del Congreso de la Unión para volver a las calles a chantajear al electorado ofreciendo una dictadura disfrazada de “democracia” a cambio del voto, son los principales responsables de haber desaparecido el Fonden y dejar a expensas del presidente, más de 68 millones de pesos, sin garantizar un solo centavo para apoyo del sector primario.

El agua, es vital para el ganado, los sembradíos, para la vida diaria, se está escaseando, y la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), es inoperante, incapaz, invisible e ignorante; tanto que México pudiera alcanzar la grave situación de países como Brasil, Argentina y Paraguay porque los ríos son menos profundos y las embarcaciones no encuentran el calado suficiente para su navegación.

Mire, tan solo el almacenamiento de las tres principales presas del Sistema Cutzamala, sigue descendiendo, en una semana bajó del 44 al 42.8 por ciento de su capacidad. Éste es ni más ni menos que el sistema de almacenamiento, conducción, potabilización y distribución de agua dulce ­para la Ciudad de México y el Estado de México, es uno de los más grandes del mundo y la situación puede agravarse.

En el estado de Hidalgo, la situación anda por el mismo rumbo. Ocho de las 37 presas se encuentran prácticamente sin agua debido a la sequía, todas abastecen unidades de riego, y la CONAGUA, no tiene un plan emergente, no hubo obra hidráulica en México, tampoco existe el Fonden, lo desaparecieron los actuales diputados federales; particularmente los que solicitaron licencia para pedirle el voto.

Una situación igual de emergente experimenta la población del sur de Tamaulipas, esto a consecuencia de que precisamente la CONAGUA -lease en letras grandotas, el Gobierno Federal- se niega a la inversión para obras de rehabilitación y mantenimiento al dique Camalote, una área de almacenamiento de agua para soporte y garantía del abasto del vital líquido en la zona metropolitana de Tampico.

Si la CONAGUA insiste en ignorar a la población sudtamaulipeca como hicieron los legisladores federales al no gestionar recursos y suprimir el paquete de fondos perjudicando a las familias de Altamira, Ciudad Madero, Tampico, y todo Tamaulipas. La situación puede empeorar en cualquier momento, dejando primero que nada sin agua a la zona industrial, luego a los pobladores del norte de Veracruz que también dependen del sistema hídrico de Tampico; el ganado va a morir y los campos de cultivo van a convertirse en polvo.

Por fortuna la Comisión Municipal de Agua Potable y Alcantarillado (COMAPA), insiste en que hasta ahora se tiene garantizado el abasto de agua para las familias tamaulipecas, explica el equipo de trabajo del gerente general Jorge Rivera, que la evaporación calcio y magnesio, a causa de las altas temperaturas se perciben y aportan un sabor diferente al agua de la llave, un “sabor” distinto al que comúnmente suele detectarse.

Pese a la sequía histórica y mortífera los expertos en el tratado del agua, subrayan que es necesario aclarar, la cuenca del río Guayalejo y Tamesí, están en cotas bajas, pero que es común, es un asunto estacional debido al estiaje, y como tal hay más presencia de sal y magnesio.

Ellos le saben al tema, y para darle calma a la población refieren que las plantas potabilizadoras: Alta Vista y Laguna de la Puerta, siguen operando de manera normal; es tanta la calma en lel equipo de COMAPA que dicen, estas plantas fueron diseñadas para captar agua en cotas negativas y que en el presente se opera bajo estricta normalidad, sin ningún problema; bueno, con decirle que no hay preocupación en la oficina del gerente general, no les preocupa el hecho de que “no habrá agua”, ellos siguen operando con normalidad, en realidad fuera de chismes y rumores vagos la cuenca tiene agua para seguir abasteciendo el sur de Tamaulipas hasta que lleguen las lluvias.

Eso sí, no se confíe de lo que dicen los de la COMAPA pues no son los dioses del agua, en una de esas el cambio climático le mete un estiaje más prolongado de lo normal, ya ve que le estamos pegando una joda a la tierra, mejor cuide el agua, jamás olvide que gota a gota se agota.

davidcastellanost@hotmail.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here