David Ed Castellanos Terán
Twitter: @dect1608

Un patrón meteorológico poco usual se viene registrando a los largo y ancho del planeta tierra, algunos dirán que es efecto del cambio climático. Los escépticos argumentarán que es un asunto espontáneo a consecuencia de los rayos cósmicos.

La realidad es que cada año nos enfrentamos a condiciones “atípicas», que cobran vidas.

Sin el Fondo para la atención de Desastres Naturales (FONDEN), el sur de Tamaulipas y norte de Veracruz, están a punto de vivir una emergencia ambiental de impacto directo a por lo menos un millón de habitantes de ambas entidades.

La probabilidad de quedarse sin agua debido a las fracturas en los diques y vertederos del Sistema Lagunario del Río Tamesí (SLRT), es elevada, se fuga el agua dulce y la intromisión del agua del Golfo de México contaminan el vital líquido que llega a los hogares.

En Tamaulipas, la afectación va directa a los municipios de Altamira, Ciudad Madero y Tampico; mientras que en Veracruz, los afectados son los residentes de Pueblo Viejo, Pánuco y Tampico Alto.

En la ciudad de Altamira, uno de los tres municipios tamaulipecos que conforman la zona metropolitana de Tampico se encuentra el clúster petroquímico más grande de Latinoamérica, con un centenar de empresas industriales generadoras de miles de empleos; dos de estas compañías ya entraron en paro por la crisis del agua, el resto podría enfrentar la misma situación.

Según un portavoz de la Asociación de Industriales del Sur de Tamaulipas (AISTAC), la contaminación del agua dulce ya genera una pérdida diaria de un millón de dólares por la suspensión de producción, y es que las plantas de bombeo no están preparadas para procesar el agua salobre.

Aunque si bien es cierto que está por llegar el temporal de lluvias, las condiciones serán prácticamente las mismas si continúa la nula inversión de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), a la infraestructura del sistema lagunario como ha sucedido desde hace 70 años.

El comercio como los campos de cultivo y la ganadería, estarían experimentará la crisis más grande de los últimos tiempos, pues el nivel de salinidad en el agua de riego, no es apta para todas las actividades.

El problema por la falta de coordinación entre la Comisión Estatal del Agua en TAmaulipas, y la CONAGUA, sin restarle responsabilidad a los legisladores federales y funcionarios representantes de la Cuarta Transformación, tienen a la población viviendo con agua salobre, y esto también repercutirá en el equipo médico que atiende a los pacientes de diálisis y hemodiálisis, pues la posibilidad de que los equipos médicos se echen a perder es elevada, tanto que ya lo experimentan incluso las plantas de osmosis inversa que potabilizan el agua para consumo humano. En el sistema hospitalario de Tampico, se reciben a los enfermos de la huasteca potosina, hidalguense y veracruzana, este es un factor que pocos han tomado cuenta.

Sin embargo, ante la imperante necesidad de dar una solución definitiva, el alcalde en funciones de Tampico, Iñigo Fernandez Barcena, se declaró en la intención de aportar 4 millones de pesos del erario para que la CONAGUA solucione de manera definitiva las fracturas del dique El Camalote, esto por ser una necesidad urgente de resolver, con estos 4 millones, se pretende juntar 20 millones de pesos entre los empresarios industriales afiliados a la AISTAC, los integrantes del Consejo de Instituciones Empresariales del Sur de Tamaulipas (CIEST), y los municipios de Altamira y Ciudad Madero, como los del norte de Veracruz.

Definitivamente la responsabilidad o dicho sea a la inversa. La irresponsabilidad es compartida, pero no hay tiempo de buscar culpables, tampoco lo debería haber para mentir o mal informar, porque lo único cierto es que la crisis del agua podría propiciar una herida más grande en la vida de Tamaulipas, Veracruz, Hidalgo y San Luis Potosí ¿por qué? Porque en Tampico, se mueve gran parte de la población oriunda de estas cuatro entidades federativas y si no se reparan las fallas en el sistema lagunario, el noreste de MÉxico estaría viviendo algo tan grave, mortal y severo que tendría un solo responsable.

davidcastellanost@hotmail.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here