Mario Vargas Suárez

En el espacio de hoy el título se refiere a la llegada de la vicepresidenta gringa, Kamala Harris, que abre más dudas y quizá resuelva algunas, porque existe el temor de que el presidente mexicano, Manuel López, reclame a la estadounidense la entrega de dólares a organizaciones que él identifica como opositoras a su gobierno.

En Guatemala, Harris conversó con el presidente Alejandro Eduardo Giammattei Falla, temas como la migración y el desarrollo para la región centroamericana, donde la vicepresidenta fue enfática al anunciar que no permitirían el ingreso de ilegales a tierras gringas, en respeto a las leyes de su país.

En consecuencia, en el territorio mexicano se repetirá el tema principal de la agenda: La Migración y cómo atender las causas que la originan, porque para EU es claro que la política mexicana del tabasqueño, permitió el acceso de centro, sudamericanos, incluso de otras partes del mundo.

Quedó claro que los vecinos del norte tienen poder ‘amplio y suficiente’. Tan es así que tanto el presidente de Guatemala, como el mexicano, hablaron con la Vicepresidenta, Kamala Harris… ¿No tendría que hablar, por lo menos en México, con la titular de La Secretaría de Gobernación? Digo, para estar al mismo nivel de jerarquías.

Vemos y comentamos.

La segunda parte del espacio se refiere a una foto icónica: Un hombre canoso, de traje oscuro, camisa blanca, corbata rojiza, desgarbado no por los años, quizá por el peso emocional que tiene no solo sobre sus hombros, sino en sus pensamientos, en su razonamiento, con el peso del escenario nacional e internacional.

La foto se complementa en lo que él mismo designó sería su domicilio particular en este sexenio, altos y gruesos muros de piedra, construido por hombres conquistados por los barbudos que llegaron de otros confines, los conquistadores españoles, y desde el siglo antepasado tradicionalmente ha sido el despacho oficial del presidente en turno: El Palacio Nacional, en la Ciudad de México.

La foto es la portada de El País de un Solo Hombre, título del libro de Alfonso Zárate que él mismo subtituló AMLO y El Futuro Crítico de México y que el periodista Ariel Ruíz Mondragón, publicita en la entrevista de la Revista Semanal Replicante, la semana pasada.

Alfonso Zárate es un académico mexicano, analista de los fenómenos del poder, consultor y estudioso de la política nacional, columnista con rigor metodológico que deriva de su formación en las ciencias sociales.

Zárate es abogado por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y Sociólogo Político por The London School of Economics and Political Science, funcionario del sector público y directivo de la iniciativa privada.

En los medios de comunicación ha participado en la Mesa Política del periodista José Gutiérrez Vivó, analista de Noticieros Televisa y Radio Fórmula; actualmente colabora en varios espacios en los medios electrónicos y su columna “Los usos del poder” se publica todos los jueves en el diario El Universal.

En El País de un Solo Hombre, Alfonso Zárate reconoce que, Manuel López levantó enormes expectativas en el país por los compromisos y promesas que hizo en, cuando menos, las tres campañas electorales durante doce años.

Lamentablemente el tabasqueño se ha caracterizado por ser un sembrador, de odios, pues “…todas las mañanas agrede, atemoriza, impugna, denuncia a quienes son voces disonantes, y no entiende que para una democracia es un valor que haya voces críticas.” Dice el académico.

El presidente López, en el ejercicio del poder presidencial, es un completo contraste con lo que llegó a plantear como su ‘proyecto de nación y de gobierno’ que, más allá de concentrar el poder en sí mismo, dista bastante de que había propuesto.

El maestro Zárate dice el periodista Ariel Ruíz, “…recordó su esperanza en que, tras una serie de gobiernos frustrantes y voraces, el de López Obrador fuera austero, honesto, responsable eficaz y con resultados.” Pero afirma el autor, “…no está siendo así y su ‘pobreza franciscana’ ayuna de racionalidad, y sus políticas y ocurrencias están procurando un alivio temporal a los pobres, pero están dejando finanzas públicas escuálidas, un aparato gubernamental desconchinflado y un clima social enrarecido”.

Sin duda el texto del Maestro Alfonso Zárate es un análisis de la forma de gobernar del de Macuspana, Tabasco, quizá con el análisis crítico con el que escribió don Daniel Cossío Villegas, El Estilo Personal de Gobernar, refiriéndose al actuar el presidente, también mexicano, Luis Echeverría Álvarez (1970-1976) y la época política, económica y social que les tocó vivir.

El simple título del libro de Zárate, El País de un Solo Hombre, puede tener varias sugerencias, ya que la misma imagen de portada, se lee como un hombre solitario, un anciano sin rumbo, un sexagenario que ha llegado, sin saber con exactitud a dónde, un mexicano tan perdido que siempre refiere el pasado corrupto sin aceptar que en su presente, su misma gente está inmersa en lo mismo.

Y como siempre… la mejor opinión es la suya y todos tenemos la obligación de respetarla para que exista reciprocidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here