David ED Castellanos Terán
Twitter: @dect1608

La distancia entre Cali, Colombia, y Reynosa, México, es el camino más corto para el tráfico de armas y drogas hacia Estados Unidos; esta es una de las principales rutas del país para los barones de la droga y políticamente hablando quedó bajo el poder del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), el partido político del Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas, Andrés Manuel López Obrador.

Precisamente el titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), Luis Cresencio Sandoval González, según un reporte publicado en agosto de 2020, informó que el estado de Zacatecas, próximamente gobernado por David Monreal Ávila, es “nudo de comunicaciones”, entre las principales rutas del crimen organizado: la del Pacífico, Centro y Golfo, explicó que desde esa entidad zacatecana se divergen con el único objetivo de llegar a la frontera con Estados Unidos.

Pero poco se ha hablado del efecto político suscitado el pasado 6 de junio, los triunfos y la nueva administración. Chiapas, Campeche y Tabasco son el primer filtro mexicano a las drogas provenientes de Sudamérica, estas entidades estarán durante los siguientes años bajo el dominio de Morena; el triunfo electoral de Layda Sansores, en Campeche, se suma a las gubernaturas de sus compañeros de partido Rutilio Escandón Cadenas y del tabasqueño Adán Augusto López Hernández.

En 1997 con la captura del general de división Jesús Gutiérrez Rebollo, procesado por delincuencia organizada, especialistas en el fenómeno de las drogas, vaticinaron que México se convertiría en un narcoestado, desde entonces al país se le percibe en un proceso acelerado de colombianización, los espacios de la prensa, radio y televisión son acaparados por las noticias relacionadas con el mundo de las drogas, ya sea informando un histórico decomiso, el hallazgo de una nuevo túnel, la existencia de un naciente cártel o el asesinato de un político vinculado al crimen organizado.

La ruta del Pacífico, políticamente hablando también quedó bajo administración de Morena, pero siguiendo el camino por este otro lado del país; después de Chiapas, Campeche o Tabasco, el camino de los estupefacientes suben hacia Veracruz, donde el gobernador Cuitláhuac García Jiménez, apenas ha podido salir adelante en su gobernanza y de allí brincan el río Pánuco, para llegar a Tamaulipas, el estado hasta el pasado domingo 6 de junio bajo dominio de Francisco Cabeza de Vaca.

En esta entidad ya fronteriza del noreste mexicano, se convierte en el último tramo de México antes de cruzar a los Estados Unidos, y Morena ganó las principales ciudades, prácticamente toda la zona costera es propiedad de los guindas, municipios de gran envergadura en el negocio del narcotráfico como Matamoros, Reynosa y Nuevo Laredo, así como la costera Ciudad Madero, poderosamente interesante por el negocio del huachicol, son y serán por lo menos aquí a los tres años propiedad de Andrés Manuel López Obrador, el líder y fundador del Movimiento de Regeneración Nacional, el hombre que a todo esto felicitó a los grandes barones de la nación por su comportamiento en la pasada elección.

En la intimidad… La crisis del Sistema Lagunario del Río Tamesí, cada día es más complicada y los políticos más chiquitos gota a gota.

davidcastellanost@hotmail.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here