Mario Vargas Suárez

El tema de hoy nada tiene que ver con el popular programa de televisión de don Roberto Gómez Bolaños (1929-2014) que por cierto, sigue transmitiendo Televisa con el éxito de siempre.

Esta vez La vecindad es por la cercanía que tenemos con los vecinos de Nuevo León, cuya zona conurbada es una de las más importantes áreas industriales del país.

Nuevo León hasta la fecha está gobernada por un ciudadano apartidista, que ganó como candidato independiente y ajeno a un partido político, don Jaime Rodríguez Calderón y que, al llegar este año es lo final de su gestión y los neoleoneses votaron porque fuera Samuel Alejandro García Sepúlveda, del Movimiento Ciudadano, quien lo sucediera en el cargo.

El originario de la capital de Nuevo León, tiene una licenciatura en derecho y finanzas, Maestría en derecho con énfasis en derecho fiscal, así como un doctorado en política pública y administración pública, otro doctorado en Derecho Fiscal y está en proceso de obtener un doctorado más en Constitucional y Gobernabilidad.

Eso es lo bueno del gobernador electo del vecino… Lo malo, es que pese a todos los estudios académicos, sobre todo en derecho, nunca aprendió Samuelito a la jerarquía de las leyes, por lo menos en nuestro país, pues hay por lo menos dos declaraciones a la prensa nacional sobre afectaciones a Tamaulipas y son esto es competencia federal, no es local.

Lo malo es que esas dos declaraciones, a manera de amenaza, tienen como destinatarios a los vecinos de Tamaulipas. El primer tema fue el de agua de La Presa del Cuchillo, porque dijo “…el agua de Nuevo León se debe de quedar en la entidad…” y categórico anunció que en “…su administración, cerrarán las puertas de la Presa El Cuchillo y vamos por un nuevo convenio del agua…”

Seguro estoy que por menos que Samuelito haya estudiado, en todas las escuelas de Derecho, por muy humildes que sean, uno de los principios del derecho que aprenden es precisamente el orden jerárquico y por muy gobernador que sea, debe estar enterado que el agua de la presa proviene de Estados Unidos y hay convenios internacionales en donde se involucran las dos naciones y las dos entidades.

El tema más reciente que involucra a Tamaulipas, se refiere a que ya como gobernador electo, viajó al vecino Gringolandia con la intención de buscar inversionistas y que en Washington, Samuelito García declaró que hechos de inseguridad no se están dando en Nuevo León, las incidencias se viven en Tamaulipas.

Las declaraciones de Samuelito se dieron en el marco de su rueda de prensa el martes pasado, donde aseguró garantizar la seguridad con la construcción del tramo carretero La Gloria-Colombia, así como infraestructura e inversión extranjera en la entidad y con ello «convertirse en el Plan ‘A'» de atracción de los Estados Unidos.

El mensaje a la prensa gringa y a los corresponsales de las agencias noticiosas fue muy claro para Henry Cuellar, el diplomático estadunidense que le acompañó en su gira por el Capitolio.

No terminó ahí, porque Samuelito incrementó sus declaraciones para afirmar que buscará reabrir la frontera lo antes posible, aclarando muy pertinentemente que hará todo lo posible, dentro de sus facultades como gobernador.

Textual dijo García Sepúlveda: «Lo que hoy hemos visto, es que Nuevo León debe de subirse a este barco de la reactivación económica americana, no hay duda, tenemos que

trabajar en ello para podernos subir a esa reactivación y por ello, yo he venido a presumir que en Nuevo León, si bien tomo posesión hasta el 4 de octubre, Nuevo León sí puede garantizar certidumbre jurídica, Nuevo León sí puede garantizar seguridad.”

El triunfador de las elecciones para gobernador en Nuevo León señaló que los hechos de sangre han sucedido en Reynosa, en la frontera chica… no en Nuevo León, y que puede garantizar la infraestructura como para la carretera la Gloria-Colombia.

Samuel García dijo que “Las autoridades estadunidenses están deseosas de que los regios volvamos a irles a consumir, aunque pareciera en broma, el shopping regio le da vida a gran parte de los Moll y del comercio, que de por sí ya con el COVID estaban mermados, ahora sin las familias regias que acostumbran a ir a McAllen y Laredo, pues obviamente la economía afectada de todo ese comercio se va a mejorar”, dijo.

En conclusión, el gobernador tamaulipeco hasta el momento no ha declarado sobre las balandronadas del vecino de al lado y pese a los conflictos del estado y con el Ejecutivo Federal, en un momento dado tendrá que valerse de la diplomacia que le caracteriza, pero también de su recio carácter, para reubicar a Samuelito.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here