EL TICO MONTERO: ESTA ES LA PRIMER PLAYERA PROFESIONAL DEL EQUIPO DE FUTBOL CORRECAMINOS DE LA UAT Y YO LA PORTE

Por: Aníbal Martínez
¿Sabes cuál fue la primera playera que uso el equipo de fútbol Correcaminos de la UAT en el circuito profesional de la Tercera División?
Seguro que no la conoces.
Tal vez pienses que es la de color naranja, o tal vez una de color azul.
Pues no. Se trata de una playera a rayas cuyos colores son azul y naranja bajito.
En el pecho lleva ya el emblema de un Correcaminos. Esa popular figura en su cabeza tiene el nombre de la UAT.
Ese jersey tiene 40 años guardado y no está en nuestro estado. Vamos, ni en nuestro país.
Está en Centroamérica y para ser más preciso, en Costa Rica.
Y en la espalda no tiene cualquier número, sino el 10, que pocos jugadores son capaces de portar. Generalmente son el alma del equipo. Goleadores, pues.
Y por eso la citada playera está en Costa Rica, porque allá vive quién la vistió: Jorge ‘El Tico’ Montero Gamboa.
La guarda como un tesoro, porque con ella defendió los colores del Correcaminos de la UAT en muchas plazas futboleras de nuestro país.
El Tico Montero llegó a nuestra Ciudad a estudiar Veterinaria e ingresó a esa facultad de la UAT.
Como estudiante combino su preparación académica con el deporte que más le gustaba: el fútbol. A unos días de su estancia en está capital se enroló en el equipo Deportivo México, de Marcos Becerra.
Rápido se ganó la titularidad en ese cuadro como centro delantero. Jugó al lado de Ibarra, (portero), Mingo Gutiérrez, Carlos Velázquez y Manuel Mata, entre otros.
Ese conjunto se convirtió en una auténtica máquina para jugar futbol. Era imparable y se alzó con el título de campeón en la Liga Zona Centro

Con un físico impresionante y sus 1.85 m de estatura, El Tico Montero se convirtió en goleador. Refrendaba así lo que ya hacía en su natal país.
Según las estadísticas del propio jugador, y de los demás compañeros del Deportivo México, el de Costa Rica se coronó como campeón goleador al concluir la temporada…
pero en la mesa le hicieron chanchullo. Los dirigentes se sacaron de la manga sus cuentas y ese honor se lo concedieron a otro jugador. Se llegó a decir que, por ser extranjero, el Tico Montero no podía ostentar ese título.

Al poco tiempo ingresó al cuadro de Veterinaria para participar en torneos inter-facultades.
Ahí llamó la atención de Pepe Manzur, quien lo incorporó a la Selección de la UAT.
Fue un destacadísimo jugador. El Tico Montero se distinguía por ser un rompe redes inigualable. Pudo formar parte de la selección Nacional de Universidades, pues recibió invitación formal, pero tenía que concentrarse dos meses, tiempo que el no quiso desprenderse para no descuidar sus estudios.
Con el cuadro de la UAT logró el sub campeonato nacional de universidades.
Cuando le llega la oportunidad a la Autónoma de Tamaulipas de afiliarse a la Tercera División Profesional, el Tico Montero forma parte de ese cuadro. Y ahí jugaron Ochoa, portero, Roberto Filizola, Manuel El Galán, Adalberto Moreno, La Muga Maldonado (1 y 2 por ser hermanos) , Mauro, Marroquín , El Beto , El Negro (Salvadoreño), Milo Sánchez.
Luego ascienden a la Segunda División, pero el Tico Montero no participó en ese cuadro, por su condición de extranjero. Aunado a eso, estaba en su último año de estudios, lo que lo llevó a enfocarse a culminar su carrera.
Sin embargo, Don Pepe Manzur lo nombró como entrenador de los juveniles del Correcaminos, donde realizó una excelente labor, tanto que llegaron a estar 14 partidos invictos.

El jugar futbol no se interpuso en sus estudios, porque El Tico Montero se las arreglaba para cumplir con entrega en esas dos actividades.

Sus familiares vinieron a su ceremonia de graduación y quedaron boquiabiertos cuando el locutor llamó a Jorge Arturo Montero Gamboa para recibir el diploma que lo acreditaba aase esperaban ese reconocimiento.
Hubo un reclamó de sus padres: ‘por qué nunca nos comentaste de esté merecimiento’, le dijeron.
El hijo respondió: ‘era un regalo sorpresa para ustedes’.
Tras obtener su titulo de Médico Veterinario Zootecnista, regresó a su país.

Por ese motivo la madre de todas las playeras del Correcaminos de la UAT se encuentra en Costa Rica. Bien guardada, como un auténtico tesoro, por quien fue un excelente jugador, El Tico Montero.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here