Aníbal Martínez

Ayer, en Congreso del Estado, Gustavo Cárdenas Gutierréz, diputado de Movimiento Ciudadano, usó frases muy duras en tribuna, con lo cual dibujo la postura que asumirá dentro del poder legislativo.
El ex alcalde de Ciudad Vicroria es conocido ya como el diputado que vale oro, porque puede ser factor de definición de los temas que se voten. Si hace ‘pinza’ con PAN, PRI puede que se empaten, 18 a 18 en sufragios, o bien que si se va con MORENA puede alcanzae 19 a 17. Inclusive absteniendose, favorecería a los que son mayoría y las sumas serían 18 a 17.
Por eso adquiere relevancia y hay que analizar lo que dijo ayer Gustavo Cárdenas.
Pero también hay que irse casi 6 años atrás, para entender y comprender el por qué de sus palabras.
Recordemos que en uno de los debates, cuando se contendía por la gubernatura, el empresario no se anduvo con rodeos y para resaltar la riqueza que ya, desde aquellos tiempos, acumulaba el aspirante del PAN, Francisco García Cabeza de Vaca, soltando una de las frases que más hizo ruido: ‘ en que trabaja el muchacho’, en alusión a la fortuna del oriundo de los Estados Unidos pero tambien con nacionalidad mexicana.
Valdría también decir que Gustavo Cárdenas enfrentó la batida que en su contra realizó el gobierno del estado, con la finalidad de sacarlo de Movimiento Ciudadano, apoyando, obvio con dinero, a grupos de militantes, pero la camorra en su contra tan no resultó que ahora es diputado local. Varias veces ‘protestaron’ pidiendo su dimisión, pero nada pasó.
Han sido 5 años para Gustavo de estar contra las cuerdas, frente a Cabeza de Vaca, quien es un sujeto que usa todo el poder del estado para amedrentar, por la mala, a sus adversarios.
Pero ayer ,Cárdenas Gutiérrez dio rienda suelta al beneficio de ser diputado local y aprovechó el foro para pintar su raya frente a su enemigo político, el gobernador de Tamaulipas.
Tildó a la pasada legislatura de haberse entregado a la voluntad de una solo persona ( Cabeza de Vaca).
Tambien dijo que habría que revisar la actuación de los diputados que se fueron, por las aberraciones que cometieron (aprobando al vapor todo lo que les mandaba el Gobernador del Estado)
Y ya calientito en el podium, Gustavo Cárdenas lanzó un exhortó para fiscalizar al ejecutivo (su enemigo político) y de está manera diseñar que el presupuesto tenga como base el interés público.
Pidió escuchar las voces de la comunidad en general, acudiendo ante ellas para saber su sentir.
El discurso, el que por cierto fue muy bien estructurado, fue rematado con un mensaje para recomponer las acciones del Poder Legislativo diciendo de los ex congresistas que: ‘ si traicionaron por miedo, fueron cobardes, si tracionaron por dinero, fueron mercenarios , sin pudor , ni honor alguno’.
Esa voz que se escuchó ayer en el Congreso del Estado fue la de un diputado, que su voto vale oro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here