David Ed Castellanos Terán
Twitter: @dect1608

La prohibición de producir, vender o consumir licores en Estados Unidos allá por la década de los años 20, lejos de eliminar “el problema”, fortaleció el tráfico y empoderó al sistema de mafias hoy conocido como “delincuencia organizada”.

Desde entonces y como siempre, la línea fronteriza entre Estados Unidos y México, ha sido un punto crítico para los gobiernos. Es el vértice lucrativo para los funcionarios corruptos y la zona por disputar entre los violentos.

En Matamoros, Tamaulipas, una ciudad del noreste mexicano, donde precisamente inicia la extensión territorial fronteriza de Este a Oeste, donde el neoliberalismo dejó avanzada la construcción de un nuevo y moderno Puerto Marítimo, y ahí mismo, el dos veces alcalde Mario Alberto López Hernández, ha sido señalado de no quererse comprometer para fortalecer las líneas de seguridad, claro, las poquitas y básicas que le competen a la municipalidad.

Como primer respondiente del pueblo bueno y sabio al que representa el alcalde morenista recientemente vinculado por el supuesto uso de los camiones recolectores de basura para proteger a uno de los líderes del crimen organizado en Matamoros durante una batalla donde cayó muerto el líder identificado como “El Tigre”, y antes, también señalado de tener en la nómina más de algún integrante de la delincuencia organizada, el edil matamorense, está iniciando con el pie chueco su reelección.

Precisamente en Matamoros, matriz de la gran empresa trasnacional “la Casa de Galletas”, como si fuese una cumbre de narcos al estilo de alguna serie de Netflix o Univision y su tan afamada apología de la violencia, se reunieron el presidente de la Federación de la Cámara Nacional de Comercio (FECANACO), Julio Almanza Armas, algunos empresarios pesados de la frontera y el “señor Truco” César Augusto Verástegui Ostos, secretario general del Gobierno de Tamaulipas, quien es algo así como la extensión conciliadora, humana y negociadora de Cerbero.

En la cónclave, se le exigieron muchas cosas a Cavo, sobre todo mayor intervención de autoridades estatales para reforzar la seguridad, así como la gestión ante Rosa Icela Rodríguez Velázquez, jefa de la Secretaría de Seguridad y Protección Protección Ciudadana, y su par Adan Augusto López Hernández , titular de la SEGOB pues palabras más, palabras menos dijeron no hay gobernanza ni presencia federal.

En el pasado sexenio de Entique Peña Nieto, algo se avanzó en materia de seguridad para la región frontera, eran otros tiempos, otros capos y otros negociantes, sin embargo, algo está sucediendo pues primero reventó el polvorín en Reynosa y ahora en Matamoros, hechos violentos registrados recientemente que sirvieron al secretario general de gobierno, César Verástegui Ostos y el presidente la FECANACO Julio Almanza Armas para juntarse y acordar con otros empresarios seguir trabajando en coordinación juntos sociedad y gobierno para mantener la seguridad de la región.

El representante del gobierno estatal, los empresarios, el mismo alcalde y los grupos subversivos, son gente de poder, pero entre esas piezas, hay una que no quiere embonar; el presidente de la FECANACO, expuso la preocupación y el nerviosismo de que vuelvan a registrarse situaciones de riesgo como hace años no sucedía, por eso su insistencia de sentarse con el “señor Truco” y gestionar el apoyo de las autoridades.

Al final con su aterciopelado trato César Augusto Verástegui Ostos, hizo notar como una cacha bañada en oro puro, la disposición permanente de la administración estatal que encabeza Francisco García “Cerbero”, para trabajar coordinadamente con todos los organismos, todos, instituciones y dependencias involucradas en lograr, cuidar y mantener la estabilidad social para los matamorenses y tamauliecos en general.

Cavo, abrió el portafolio, sacó de él las piezas que ofrece: garantizar la paz y la seguridad social, el bolso que carga: el objetivo rector de las acciones de la administración estatal.

La cónclave llegó a su fin, pronto habrá otra. Reuniones cómo estás siempre son prioritarias y los integrantes de la FECANACO, coincidieron con “el señor Truco”, un personaje reconocido por su trabajo con la mano izquierda de terciopelo y la derecha tan dura como la lonsdaleíta.

En la intimad… ya que hablamos de piedras preciosas, la joya de la corona, la ciudad y puerto de Tampico, comenzó a recuperar su dinamismo económico luego de que el pasado fin de semana se realizaran una serie de actividades culturales, y empresariales que generaron una importante derrama económica, poco a poco se han reactivado los diferentes sectores económicos, generando certidumbre a cientos de familias que durante más de un año han sido afectadas por la contingencia sanitaria. Con el apoyo de los bien portados Chucho Nader, está de fiesta.

davidcastellanost@hotmail.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here