Milenio

El Instituto Nacional Electoral (INE) planea que, ante la insuficiencia presupuestal, la revocación de mandato del presidente Andrés Manuel López Obrador sea de la misma dimensión que la consulta popular del pasado 1 de agosto, con 57 mil 77 casillas, pero adicionando una especial en cada uno de los 300 distritos de todo el país, es decir, 104 mil 83 menos de las que exige la ley.

Funcionarios de primer nivel confirmaron a MILENIO que en las reuniones privadas entre el Consejo General y las áreas técnicas que se realizaron en las últimas horas, se planteó instalar 57 mil 377 casillas de las 161 mil 460 que indica la ley, pues con el boquete presupuestal de mil 738 millones de pesos que rechazó entregar la Secretaría de Hacienda, el INE se encuentra en el mismo escenario que en la pasada consulta popular: sin posibilidad de realizarlo como si se tratara de una elección federal.

Luego de la respuesta de Hacienda comenzaron las reuniones en las que se acordó proponer el próximo viernes, cuando se lance la convocatoria, ajustar la revocación de mandato a la consulta popular pero agregando 300 casillas especiales, que es la esencia por la que se estableció la Ley Federal de Revocación de Mandato, luego de que en las personas en tránsito no pudieron participar en la consulta del 1 de agosto para investigar a los gobiernos del pasado.

 

Con este ajuste, se estarían instalando la tercera parte de las casillas que exige la ley ante el boquete presupuestal que dejó la Cámara de Diputados, con lo que la Ley Federal de Revocación de Mandato que buscaba subsanar las deficiencias de la consulta popular, no sólo no se cumplirá, sino que las mismas limitantes por falta de recursos volverán a repetirse con casillas más alejadas en una elección.

El proyecto sigue afinándose y mañana a las 10:00 horas, la propuesta que aprobará el Consejo General contará con número exacto de mesas de votación, identificarán los lugares en los que se instalarán las casillas especiales y si el resto se colocarán en los mismos sitios que en la consulta popular.

MILENIO reveló que la par, el INE acusó ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación que la Secretaría de Hacienda no cumplió con la sentencia para que colaborara para hacer efectivo el derecho político de la ciudadanía de participar en la revocación de mandato, y le pide que le ordene entregarles el dinero que solicitaron pues de lo contrario, es el mismo Gobierno Federal el que está obstaculizando los derechos de la ciudadanía.

Sin embargo, esta impugnación podría terminar desechada por la Sala Superior luego de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación avaló que realice el ejercicio con los recursos con los que cuenta, sin que esta violación a la ley implique consecuencias legales para las y los consejeros electorales.