Reforma

El mercado del níquel en Londres permanecerá cerrado al menos hasta la próxima semana, dijo una fuente cercana, lo que le da a la Bolsa de Metales de Londres más tiempo para resolver una crisis causada por un comercio con enormes pérdidas que se originó en China, destacó The Wall Street Journal.

El diario dijo que el LME detuvo la negociación del níquel el martes, por primera vez desde 1985, y había dicho que podría reanudarse el viernes. Sin embargo, la LME no alertó a los operadores que el mercado reabriría, lo que indica que no se realizaría ninguna negociación al menos hasta el lunes.

El mercado del níquel, como gran parte del mundo de los commodities, se ha visto afectado por la guerra en Ucrania. Rusia es un importante proveedor de níquel, que ya escaseaba debido a la demanda de baterías para vehículos eléctricos y otros usos industriales, como el acero inoxidable.

La congelación del comercio de níquel es uno de los ejemplos de más alto perfil de cómo la guerra y las severas sanciones impuestas por Occidente han repercutido en los mercados financieros.

La LME cerró el comercio de níquel después de que un gran aumento en los precios infligiera una fuerte presión financiera sobre los productores que habían vendido níquel a plazos en la LME como cobertura. El mayor perdedor fue Tsingshan Holding Group, el mayor productor de níquel del mundo, que había acumulado la mayor posición corta en el metal.

A los precios del lunes, la empresa tenía una pérdida en papel de 8 mil millones de dólares, informó The Wall Street Journal.

El comercio de níquel operó hoyo en Shanghái y los contratos cayeron un máximo de 17 por ciento por segundo día consecutivo, lo que indica que la presión en el mercado estaba disminuyendo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here