Reuters

LONDRES, 16 mar (Reuters) – La Bolsa de Metales de Londres (LME) interrumpió el miércoles la negociación del níquel en su sistema electrónico, en una reanudación caótica de la actividad de un mercado que lleva en el limbo durante más de una semana.

Los precios del níquel en la LME se utilizan como referencia para las transacciones entre los usuarios finales del metal y los productores, y la reapertura desordenada hizo que algunos operadores se preguntaran si los participantes podrían buscar lugares alternativos.

En un intento por evitar las oscilaciones bruscas de los precios, la LME introdujo límites del 5% por encima o por debajo del último precio de cierre, pero dijo que los problemas técnicos permitieron que un pequeño número de operaciones se realizara por debajo del nuevo límite inferior del miércoles.

“¡Qué lío! Es vergonzoso, desordenado no es suficiente para describirlo”, dijo un operador de metales. “La gente empezará a pensar en alejarse de la LME”.

El mercado del níquel de la LME se suspendió el 8 de marzo, después de que el grupo chino Tsingshan Holding compró grandes cantidades del metal haciendo que el precio subiera más de un 50% en cuestión de horas, hasta alcanzar un récord por encima de los 100.000 dólares la tonelada, según las fuentes.

Cuando el mercado se reabrió, los precios cayeron de manera instantánea por expectativas de que Tsingshan no necesitara ya comprar metal de forma inmediata para cubrir sus apuestas de precios más bajos tras alcanzar un acuerdo con un grupo de bancos.

“Al abrirse el mercado (el sistema electrónico) descubrió un precio de apertura de 45.590 dólares”, dijo la LME. “Desafortunadamente, debido a un error del sistema, LMEselect permitió entonces que un pequeño número de operaciones se ejecutara por debajo de este límite de precio diario más bajo”.

La bolsa dijo que todas las operaciones ejecutadas en el sistema LMEselect en el límite diario inferior se mantendrían, pero las que estuvieran por debajo se cancelarían. El mercado telefónico, o la negociación entre oficinas, permaneció abierto.

La negociación del níquel en la Bolsa de Futuros de Shanghái se detuvo durante un día la semana pasada, pero desde entonces ha continuado mientras el contrato de la LME ha estado fuera de servicio. El miércoles cotizó a unos 235.200 yuanes la tonelada, unos 37.000 dólares.

Las fuentes dijeron que había mucha oferta de níquel en el sistema electrónico de la LME, ya que los operadores esperaban que los precios cayeran hacia los de Shanghái.

“El níquel de la LME está completamente dislocado del resto del mundo”, dijo Ole Hansen, analista de Saxo Bank. “Por ahora, digamos que el níquel de Shanghái es el mercado global, porque al menos cotiza”.