Reuters

PRISTINA, 17 mar (Reuters) – La presidenta de Kosovo, Vjosa Osmani, ha pedido al presidente de Estados Unidos, Joe Biden, que utilice la influencia de Washington en los Estados miembros de la OTAN para ayudar a su país a ingresar en la alianza militar.

En una carta enviada a Biden con fecha del 10 de marzo y consultada por Reuters el jueves, Osmani dijo que tras la invasión rusia de Ucrania unirse a la OTAN era su principal prioridad de seguridad nacional.

“El ingreso de Kosovo en la OTAN se ha convertido en un imperativo”, dijo Osmani en su carta.

“Expresamos nuestra fe y expectativa de que Estados Unidos utilizará su liderazgo e influencia para apoyar activamente y avanzar en el complejo proceso de adhesión de Kosovo a la OTAN”, escribió Osmani.

Washington sigue siendo el principal apoyo de Kosovo, tanto política como financieramente, desde que la pequeña nación balcánica declaró su independencia de Serbia en 2008.

“Estamos expuestos a los persistentes esfuerzos de Rusia para socavar a Kosovo y desestabilizar a todos los Balcanes occidentales”, escribió Osmani.

Los responsables de la OTAN no respondieron inmediatamente a una solicitud de comentarios.

Serbia y su tradicional aliado, Rusia, no reconocen la independencia de Kosovo, y Moscú ha bloqueado el intento del país de convertirse en miembro de las Naciones Unidas. Belgrado considera que Kosovo forma parte de su territorio, aunque no cuenta con instituciones estatales en su antigua provincia escindida.

Sin embargo, unos 50.000 serbios que viven en la parte norte de Kosovo, fronteriza con Serbia, y que cuentan con el apoyo de Belgrado, se niegan a reconocer a las autoridades de Kosovo y aspiran a la partición del territorio de acuerdo con demarcaciones étnicas para unirse a Serbia.

Kosovo está vigilado por las tropas de la OTAN desde 1999, cuando la organización recurrió a los bombardeos para detener la matanza de albaneses étnicos por parte de las fuerzas serbias en una guerra de contrainsurgencia en 1998-99.

Este país de 1,8 millones de habitantes quiere ahora ingresar en la alianza de la OTAN, pero su intento de hacerlo puede resultar complicado. Cuatro miembros de la OTAN —Rumanía, España, Grecia y Eslovaquia— aún no han reconocido la declaración de independencia de Kosovo de 2008.

Actualmente hay 3.770 soldados de la OTAN en Kosovo, de los cuales 600 son de Estados Unidos.