Milenio

La Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) un decreto por el cual se expropia 102-26-09 hectáreas (ciento dos hectáreas, veintiséis áreas, nueve centiáreas) pertenecientes al ejido “Chicoasén”, de ese mismo municipio en Chiapas, para la construcción del Proyecto Hidroeléctrico Chicoasén II, sus obras complementarias y su embalse.

En el DOF se detalló que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) se comprometió a pagar la indemnización correspondiente a 8 millones 991 mil 158 pesos, conforme al dictamen valuatorio actualizado emitido por el Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales.

La suma ya se encuentra depositada por la CFE en el Fideicomiso Fondo Nacional de Fomento Ejidal, por lo que se procederá a la ejecución del decreto una vez publicado en el DOF.

“El Fideicomiso Fondo Nacional de Fomento Ejidal cuidará el cumplimiento de lo dispuesto por el artículo 97 de la Ley Agraria, por lo que en caso de que la superficie expropiada sea destinada a un fin distinto, o si transcurrido un plazo de cinco años no se cumpla con la causa de utilidad pública, ejercitará las acciones necesarias para reclamar la reversión parcial o total de los bienes expropiados”.
En 2019 la Secretaría de Energía (Sener) estableció en el Programa de Desarrollo del Sistema Eléctrico Nacional (Prodesen) la reactivación de la Central Hidroeléctricas de Chicoasén II con una capacidad de 20 megavatios.

El 23 de junio de 2021, el presidente Andrés Manuel López Obrador señaló que se continuaría con la ampliación de la hidroeléctrica en 2023, después de que la obra estuviera detenida por problemas sociales y por una demanda interpuesta por las empresas participantes debido a pérdidas provocadas por el tiempo que estuvo parado el proyecto.

El decreto señaló que el proyecto permitirá impulsar el suministro de energía eléctrica a las poblaciones de Chicoasén, Osumacinta, Copainalá, San Fernando, Chiapa de Corzo y Tuxtla Gutiérrez, entre otras, con un número aproximado de 537 mil hogares, es decir, más de 2 millones de consumidores y apoyar la demanda de energía eléctrica para usuarios de tipo habitacional, comercial, de servicios, agrícola y mediana industria de los estados del sureste.

“Asimismo, fortalece el desarrollo de la infraestructura y el servicio de energía eléctrica, de gran utilidad en la región al ampliar las líneas eléctricas troncales y de media tensión, redes de distribución que abarcan todos los municipios del estado de Chiapas, así como un gran número de habitantes de comunidades rurales y rancherías circunvecinas”.
srgs