Publimetro

La contaminación por plásticos es uno de los problemas medioambientales que más afectan a nuestro planeta. Y, según los especialistas, necesita una respuesta global urgente.

En marzo de este año se produjo un primer gran avance en relación con este problema, ya que representantes de 175 países dieron un paso histórico para acabar con esta contaminación. La Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente votó a favor de encargar a un comité la elaboración de un tratado jurídicamente vinculante para 2024.

En el pasado, los tratados mundiales ayudaron a resolver problemas medioambientales que afectaban de forma significativa al medio ambiente. Y por eso el plástico parece un buen candidato para un esfuerzo internacional porque contamina debido a actividades humanas específicas e identificables que ocurren en todo el mundo.

Pero, ¿cómo debería ser este tratado? Bueno, los expertos creen que la legislación debería prohibir el plástico de un solo uso y gravar el uso de plásticos.

“La forma más rápida de frenar el flujo de plástico en nuestro entorno es reducir la cantidad de plástico que utilizamos. Las leyes que prohíben el plástico de un solo uso son un ejemplo de legislación que tiene este objetivo en mente”, explicó a Metro Sarah J. Morath, profesora asociada de la Universidad Wake Forest con experiencia en derecho medioambiental.

Y añadió: “El tratado sobre la contaminación por plásticos debe incluir objetivos de reducción tanto para producir menos plástico como para generar menos residuos que sean específicos, medibles y alcanzables. También debe ser vinculante pero flexible, permitiendo a los países cumplir estos objetivos como ellos decidan”.

Metro habló con Sarah J. Morath para saber más.

“Las negociaciones del tratado deben tener en cuenta los intereses de quienes sufren los impactos desproporcionados del plástico”.

Sarah J. Morath, profesora asociada de la Universidad de Wake Forest, EE.UU.

175

representantes de diferentes países respaldaron una resolución histórica en la Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEA-5) en Nairobi para acabar con la contaminación por plásticos.

Tres tratados internacionales sobre el medio ambiente que han tenido éxito
El agotamiento del ozono estratosférico

El Protocolo de Montreal, finalizado en 1987, es un acuerdo mundial para proteger la capa de ozono estratosférico mediante la eliminación progresiva de la producción y el consumo de sustancias que agotan la capa de ozono.

Lluvia ácida

El Convenio sobre la Contaminación Atmosférica Transfronteriza a Larga Distancia de 1979 se convirtió en el primer acuerdo multilateral sobre la contaminación atmosférica transfronteriza. Creó un marco regional aplicable a Europa, América del Norte, Rusia y los países del antiguo bloque oriental para reducir la contaminación atmosférica transfronteriza y la lluvia ácida.

Contaminación por mercurio

El Convenio de Minamata sobre el Mercurio es un acuerdo medioambiental multilateral que aborda actividades humanas específicas que contribuyen a la contaminación generalizada por mercurio. La aplicación de este acuerdo ayudará a reducir la contaminación mundial por mercurio en las próximas décadas.

Entrevista
Sarah J. Morath, profesora asociada de la Universidad de Wake Forest, EE.UU.

P: ¿Es grave el problema de la contaminación por plásticos?

– Bastante grave. La contaminación por plástico es omnipresente y se ha encontrado en nuestro suelo, agua potable, alimentos y aire.

P: ¿Cómo debería ser un tratado internacional para combatir este problema?

– Un tratado sobre la contaminación por plásticos debería incluir objetivos de reducción tanto para producir menos plástico como para generar menos residuos que sean específicos, medibles y alcanzables. El tratado debería ser vinculante pero flexible, permitiendo a los países cumplir con estos objetivos según su elección.

Las negociaciones del tratado deberían tener en cuenta los intereses de quienes sufren los impactos desproporcionados del plástico, así como de quienes se ganan la vida con el reciclaje de residuos como parte de la economía informal. Por último, un tratado internacional debería promover la colaboración y el intercambio de datos, recursos y mejores prácticas.

P: ¿Funcionan realmente estos tratados?

– Problemas medioambientales como la lluvia ácida, el agotamiento de la capa de ozono y la contaminación por mercurio se han aliviado gracias a los tratados internacionales. Por ejemplo, con el Convenio sobre la Contaminación Atmosférica Transfronteriza a Gran Distancia, firmado en 1973, las partes acordaron reducir las emisiones de azufre para hacer frente a la lluvia ácida. Las partes que firmaron el Protocolo de Montreal, en 1987, acordaron eliminar gradualmente las sustancias que agotan la capa de ozono, como los clorofluorocarbonos y los halógenos. Más recientemente, en 2013, se firmó el Convenio de Minamata sobre el Mercurio para abordar los efectos adversos de este metal. Las partes del Convenio acordaron prohibir las minas de mercurio nuevas y eliminar las existentes, así como eliminar y reducir progresivamente el uso de mercurio en productos y procesos. Estos acuerdos, que incluyen a Estados Unidos, son modelos de cooperación y consenso internacional.

P: Háblenos de su nuevo libro, titulado “Nuestro problema con el plástico y cómo solucionarlo”.

– Mi libro analiza el daño que el plástico causa al medio ambiente, desde su producción hasta su eliminación, y ofrece una serie de soluciones que requieren la actuación de los gobiernos locales y federales, las empresas y las organizaciones sin ánimo de lucro, los particulares y la comunidad internacional. Está dividido en tres partes. La parte I describe la historia del plástico sintético y su integración en el mercado de consumo. También describe los daños asociados al plástico para el medio ambiente y la salud humana. En la parte II se describen las medidas concretas que han adoptado y podrían adoptar diversas partes interesadas. La parte III describe las innovaciones en las formas de crear y eliminar el plástico. Resolver el problema del plástico requerirá la colaboración de todas las disciplinas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here