Excelsior (México)

La CNDH permitió fallas en la indagatoria que derivó en la “verdad histórica” sobre la desaparición de 43 estudiantes de Ayotzinapa, en lugar de esclarecer los hechos, admitió la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

Luego de que el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) reveló un video de octubre de 2014 que muestra a personal no ministerial, entre ellos elementos de la Marina, manipulando evidencia en el basurero de Cocula, el organismo destacó la labor de los especialistas para llegar a la verdad del caso Iguala.

“La CNDH se ha pronunciado en diversas ocasiones respecto a las inconsistencias de la investigación oficial que derivó en la llamada ‘verdad histórica’, así como a la actuación de las autoridades, incluyendo las de esta Comisión, que en su momento tuvieron la encomienda de esclarecer los hechos, no cumpliendo con su responsabilidad como servidores públicos, dañando de manera sistemática tanto a los estudiantes desaparecidos como a sus familiares y la sociedad en su conjunto”, indicó el organismo.

Ayer, el presidente Andrés Manuel López Obrador consideró “muy difícil” que su antecesor no haya estado al tanto del actuar de los marinos en el basurero de Cocula.

Hallazgos

Algunas revelaciones del GIEI en su tercer informe sobre el caso:

Autoridades federales y locales tenían infiltrada a la Normal de Ayotzinapa.
En los autobuses de la noche de Iguala había militares infiltrados.
No hay posibilidad de encontrar con vida a los desaparecidos.
CNDH metió el pie al caso Ayotzinapa

La Comisión admitió que autoridades de la anterior administración dejaron pasar inconsistencias.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos reconoció que, en la pasada administración, fueron las propias autoridades de la CNDH quienes, en lugar de esclarecer los hechos, permitieron inconsistencias en la investigación oficial que derivó en la “verdad histórica” de la desaparición de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, en septiembre de 2014, en Iguala, Guerrero.

“La CNDH se ha pronunciado en diversas ocasiones respecto a las inconsistencias de la investigación oficial que derivó en la llamada ‘verdad histórica’, así como a la actuación de las autoridades, incluyendo las de esta comisión, que, en su momento, tuvieron la encomienda de esclarecer los hechos, no cumpliendo con su responsabilidad como servidores públicos, dañando de manera sistemática tanto a los estudiantes desaparecidos como a sus familiares y a la sociedad en su conjunto”.

En un comunicado, manifestó que se sumó a la exigencia del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), y de la sociedad mexicana, “para que, a más de siete años de los sucesos, los padres y madres de los estudiantes desaparecidos y asesinados tengan acceso a la verdad de los hechos ocurridos la noche y madrugada de los días 26 y 27 de septiembre de 2014 y, con ello se logre el acceso a la justicia que tanto clama el pueblo de México”.

La CNDH señaló que sigue trabajando con las madres y padres de los jóvenes desaparecidos, pues aseguró que sólo mediante el acceso a la justicia, las familias de las víctimas “podrán hacer frente a la falta de investigaciones, juzgamientos y sanciones que han enfrentado durante estos años de dolor, desconcierto e indignación”.

“Presidencia debía conocer operativo”

La orden para que marinos entraran al basurero de Cocula salió de sus oficinas centrales, afirma López Obrador

El gobierno federal no acusa a nadie, pero es muy difícil que el Presidente, en su calidad de comandante supremo de las Fuerzas Armadas, no se haya enterado de que un grupo de marinos, en octubre de 2014, desplegó un operativo en el basurero de Cocula, en Guerrero, enfocado presuntamente a manipular las investigaciones del caso Ayotzinapa.

Además, de que la orden de actuar en ese lugar, horas antes de que se diera a conocer la llamada “verdad histórica”, salió de oficinas centrales en la Ciudad de México, sostuvo ayer el presidente Andrés Manuel López Obrador.

“Los adversarios quieren hacernos quedar mal a nosotros… saben que son decisiones que se tomaron a nivel central y que la Secretaría de Marina y de la Defensa tienen organismos de inteligencia para tareas especiales. Está demostrado que los que participaron en lo del basurero, los marinos que están actuando, y quienes dieron las órdenes, estaban actuando desde oficinas centrales, desde aquí”, reveló.

Al deslindar de toda responsabilidad al actual secretario de Marina, Rafael Ojeda Durán, quien en 2014 fungía como comandante de la octava región naval en Acapulco, Guerrero, López Obrador dijo que será la Fiscalía Especializada del caso Ayotzinapa la que decida si debe o no requerirse la declaración del expresidente de la República, así como de los extitulares de la Sedena, Salvador Cienfuegos, y de Semar, Vidal Francisco Soberón.

Normalistas exigen esclarecer hechos

Por Rolando Aguilar/ Corresponsal

ACAPULCO.— Un grupo de normalistas de Ayotzinapa bloqueó la Autopista del Sol, ayer, en la salida sur de Chilpancingo, a la altura del Parador del Marqués, para exigir justicia y para recriminar al gobierno federal y al del estado por la manipulación de información, en forma conjunta con la Marina y el Ejército, para crear la “verdad histórica” sobre el caso Iguala.

Los estudiantes recriminaron al presidente López Obrador por ofrecer resolver la investigación y acusaron que, hasta la fecha, no lo ha hecho. También señalaron que son 43 familias las que viven en la incertidumbre por no saber el paradero de sus hijos y afirmaron que continuarán con la exigencia de la presentación con vida de sus 43 compañeros.

Los normalistas llegaron aproximadamente a las 10:00 horas al Parador del Marqués, donde se unen la Autopista del Sol y la carretera federal Acapulco-Chilpancingo, y atravesaron camiones y tráileres para cerrar la circulación. Repartieron volantes en los que expresaron su petición de justicia en el caso Iguala y, después de unos 20 minutos, volvieron a abrir la circulación, haciendo un bloqueo de manera intermitente.