La Jornada

Ciudad de México. A la elección popular de los consejeros electorales y los magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), considerada en la futura iniciativa de reforma en la materia del presidente Andrés Manuel López Obrador, se sumará la reducción de 20 mil millones de pesos a 10 mil millones, el presupuesto para organizar los procesos comiciales; eliminar los diputados y senadores plurinominales; federalizar las votaciones para evitar las duplicidades con los organismo estatales y reducir las prerrogativas a los partidos políticos.

En su conferencia matutina criticó al conservadurismo que principalmente se manifiesta en la alcaldía Benito Juárez y Las Lomas de Chapultepec, donde hay sectores de clase media que defienden al régimen de corrupción y justifican todo, todo. Esto mismo pasa con la academia, con investigadores, con intelectuales y desde luego con periodistas. Durante mucho tiempo, estos 36 años, impusieron o reafirmaron un pensamiento dominante, muy conservador, clasista, racista, de lo peor.

Con el tono duro y rostro serio, reiteró la exigencia a Felipe Calderón porque nos debe una explicación al contratar a Genaro García Luna, al aceptar que el gobierno de Estados Unidos pasara armas a México, declarar la guerra al narcotráfico y levantar una barda en Tula.

El mandatario reseñó su convencimiento de que es necesaria la transformación, una nueva corriente de pensamiento en la que seamos cada vez más fraternos, se practique el amor al prójimo, le demos la mano al que se quedó atrás para que se empareje y caminemos todos juntos, que no estemos pensando que la felicidad, como siempre lo sostengo, son los bienes materiales, el dinero, la fama, los títulos.

La ironía de López Obrador se evidenció al tocar el tema de la llamada casa gris de Houston, porque ahora los senadores del PAN se mofan con la presentación de un juego para armar con esa edificación, “un Lego de la casa de José Ramón, un Lego. Cuánta creatividad, ternuritas. ‘Todos quieren el Lego de La Casa Gris, bodoque mayor de López Obrador’ –refirió un tuit de sus opositores, y continuó–, o sea, eso es lo que hicieron, una cuestión muy creativa, una casa rentada y todo un escándalo”.

Y sumó a eso la demanda de sus críticos para que se explique, con un nos debe una explicación, a lo que replicó con una exigencia a Calderón: “les molesta cuando aquí digo, Calderón nos debe una explicación de por qué contrató –y era su brazo derecho– a (Genaro) García Luna, de por qué aceptó que el gobierno de Estados Unidos introdujera armas a México violando nuestra soberanía, por qué declaró la guerra y nos debe muchísimas explicaciones sobre las masacres en su gobierno y, bueno, también por qué ofreció que iba a hacer una refinería y nada más hizo la barda (en Tula), y muchas cosas. O sea, cuántas explicaciones”.

Así describió que, en su propuesta electoral, que se dará a conocer después del 10 de abril: “estoy proponiendo que el Ejecutivo, cumpliendo con ese perfil, haga una propuesta de 20; 10 mujeres y 10 hombres; el Poder Judicial lo mismo y el Legislativo, ya son 60, y a difundir quiénes son, a qué se han dedicado y que de ahí salgan los que van a estar en el consejo (electoral); el que tenga más votos de todos, presidente. Eso los consejeros y lo mismo los magistrados.

El presupuesto. ¿Por qué va a costar tanto (la organización de las elecciones) si podemos ahorrar la mitad? ¿Por qué 20 mil millones y por qué no 10 mil? Tercero, ¿para qué tantos diputados o tantos senadores?, así como la reducción de las prerrogativas a los partidos.

No cejó en su crítica al INE, porque cuesta mucho, es el organismo electoral más caro del mundo y además sin confianza. O sea, necesitamos estar, dejar establecido un órgano que realmente haga valer la democracia en el país, que es fundamental, no regresar a los tiempos del fraude electoral.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here