Business Insider México

La reina Isabel II fue escoltada por el príncipe Andrés al memorial del príncipe Felipe este martes, una decisión que cuestionada por el público británico.

La reina y Andrés fueron los últimos miembros de la realeza en llegar al evento televisado en la Abadía de Westminster en Londres. Viajaron en el mismo automóvil a la ceremonia y la monarca sostuvo el brazo de Andrés mientras caminaban hacia sus asientos.

Una fuente dijo al editor real de The Mirror, Russell Myers, que era el «deseo y la decisión final” de la reina que Andrés la escoltara, a pesar de las preocupaciones del príncipe Carlos y el príncipe William.

Este evento marcó la primera aparición pública de Andrés desde febrero, cuando llegó a un arreglo con Virginia Giuffre, quien lo acusó de agredirla sexualmente cuando era adolescente. Ella afirma que esto ocurrió en la década de 2000 en las casas de Jeffrey Epstein. Andrés lo ha negado repetidamente.

No es la primera vez que Isabel II apoya públicamente a su hijo.

En agosto de 2019, fue fotografiada asistiendo a la iglesia con Andrés, dos días después de que se publicaran documentos legales que detallaban su presunta mala conducta.

Aunque al príncipe se le retiraron sus deberes reales después de su controversial entrevista con la BBC “Newsnight” en noviembre de 2019, sus títulos y patrocinios se eliminaron dos años más tarde, en enero de 2022.

En contraste, los patrocinios del príncipe Harry y Meghan Markle y sus títulos fueron retirados un año después de su salida real.

Los activistas dicen que el apoyo de la reina Isabel II a Andrés es un insulto para las víctimas de agresión sexual
La aparición de la reina con Andrés el martes provocó una fuerte reacción de los tabloides británicos, como lo demuestran las imágenes de las portadas publicadas en Twitter por Omid Scobie.

Isabel II también enfrentó críticas de activistas, quienes dijeron que el apoyo a su hijo envía un mensaje equivocado a las víctimas de agresión sexual.

“Si la reina puede rebelarse desafiantemente y aparecer con el príncipe Andrés, no solo le ha dado su protección, sino que le está diciendo a las mujeres violadas por hombres poderosos como él que esos hombres no van a rendir cuentas”, dijo Shola Mos-Shogbamimu, una activista por los derechos de la mujer con más de 145,000 seguidores en Twitter.

“Que el príncipe Andrés lleve a la reina a la Abadía de Westminster es una cachetada para las víctimas de abuso sexual y una prueba (si alguna vez se necesita) de que la élite piensa que vive bajo reglas diferentes”, escribió Howard Beckett, quien se describe a sí mismo como activista y comerciante sindicalista. Tiene más de 63,000 seguidores en Twitter.

“La gente suele decir que la reina nunca se equivoca en la vida pública y en muchos temas, pero Andrés definitivamente es una excepción”, dijo a Insider Jack Royston, corresponsal real de Newsweek.

“El primer ministro y los líderes políticos de este país estaban en la Abadía, al igual que la realeza extranjera. Gran Bretaña estaba a la vista del mundo y darle a Andrés un protagonismo en ese momento envía un mensaje completamente equivocado”, añadió.

El propósito de la monarquía se puso en duda en los últimos años
En un momento en el que el papel de la monarquía está bajo escrutinio, el apoyo de la reina a Andrés podría dañar aún más su reputación.

En marzo, el príncipe William y Kate Middleton se encontraron con protestas públicas durante su gira real por el Caribe. Cancelaron la primera parada de su gira, en Belice. Ahí, los lugareños protestaron por la llegada de la pareja y llevaron carteles que hacían referencia al pasado colonial de la monarquía.

Se encontraron con más manifestantes en Jamaica, quienes argumentaron que el Reino Unido debería pagar reparaciones por la trata de esclavos. Ambos países planean destituir a la reina como jefa de Estado, informó The Independent.

Hubo llamadas públicas para abolir la monarquía en marzo de 2021, después de la entrevista de Meghan y Harry con Oprah.

La pareja dijo a la conductora que un miembro anónimo de la realeza hizo comentarios racistas sobre el tono de piel de su hijo Archie. Harry confirmó más tarde que no fueron la reina ni el príncipe Felipe quienes hicieron los comentarios.

El futuro de la familia real británica depende de lo que haga la Isabel II a continuación, de acuerdo con Royston.

Aún no se ha confirmado si Andrés participará en más apariciones públicas, o si el servicio conmemorativo del príncipe Felipe fue la excepción.

La familia real se reunirá en una serie de compromisos para celebrar el Jubileo de Platino de la Reina en junio. El evento marca sus 70 años en el trono.

Royston dijo a Insider que si Andrés se une a estos eventos, “manchará la reputación de la monarquía precisamente en el momento en que se supone que el país debe celebrarlo”.

Los representantes del Palacio de Buckingham y el príncipe Andrés no respondieron de inmediato a la solicitud de comentarios de Insider.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here