Milenio

En la consulta de revocación de mandato a realizarse este domingo 10 de abril, habrá 3 mil casillas menos que en el proceso electoral del 5 de junio en Tamaulipas.

Y es que según se dio a conocer el pasado jueves durante la firma del Pacto por la Integridad Electoral, para los comicios de gobernador se instalarán 4 mil 799 casillas.

“Las fuerzas políticas tratarán de convencer a los 2.7 millones de ciudadanas y ciudadanos inscritos en la lista nominal del estado para que les confíen su voto en alguna de las 4 mil 799 casillas que tenemos previsto instalar”, dijo el presidente del Consejo General del INE, Lorenzo Córdova Vianello.

Por otra parte, de acuerdo con datos del propio Instituto, para el ejercicio de revocación de mandato se activarán 1,653 mesas receptoras del voto en toda la geografía estatal, es decir, 3 mil 146 casillas menos que en el proceso para elegir al nuevo titular del Ejecutivo en la entidad.

En su gran mayoría, las urnas se localizarán en escuelas, gracias al apoyo que dio al INE la Secretaría de Educación en Tamaulipas. Ahí estarán 1,482 casillas y 46 se instalarán en domicilios particulares, en tanto que oficinas y lugares públicos albergarán a 125.

Habrá 653 básicas y 991 contiguas así como nueve especiales para recibir la votación del electorado que se encuentre fuera de su sección.

La especial de Nuevo Laredo estará en la plaza Paseo Reforma, la del segundo distrito de Reynosa en la central de autobuses y en el Polideportivo para el noveno de la misma ciudad. En Río Bravo operará en la primaria Benito Juárez de la zona centro.

En Matamoros, podrán acudir al Centro de Convenciones Mundo Nuevo, en Victoria y Tampico a la central camionera, en Mante a la terminal Transpaís y en Madero a la escuela Mártires de la Revolución, zona centro.

El distrito I de Nuevo Laredo es el que más casillas contempla, 198 en total, y el de menor número es Reynosa II con 167. Tampico tendrá 177 mesas receptoras y Madero 183.

A lo largo y ancho del país, el INE instalará más de 57 mil casillas para que la ciudadanía pueda participar en el primer ejercicio de revocación de mandato del Presidente de la República.