La Jornada

Guadalajara, Jal. La madrugada de este jueves y luego de horas de deliberación más por la forma que por el fondo, diputados jaliscienses aprobaron cambios a la normatividad vigente en favor de la comunidad LGBT+ como el matrimonio entre parejas del mismo sexo, multas a quienes apliquen terapias para modificar la orientación sexual y el derecho a la identidad de género a las personas transexuales a partir de los 18 años.

En realidad se trata de cambios a una normatividad ya vigente, pero que no habían quedado asentados en el Código Civil o bien no estaban bien reglamentados, pese a la presión que por años han ejercido sobre los legisladores los grupos de la diversidad sexual.

Buena parte de la discusión, que terminó pasada la medianoche, se centró en el temor de muchos diputados a que se supiera el sentido de su voto personal en un tema que consideran espinoso para una parte de la sociedad conservadora jalisciense, por lo cual se tuvo que votar por cédula, es decir en secreto.

“Es una cobardía de aquéllos que pretenden seguir usufructuando una renta electoral que no merecen, porque dicen representar valores, causas que hoy las van a esconder de forma cobarde a través de un voto secreto”, dijo el coordinador de la bancada morenista, José María Martínez, quien antes de la votación adelantó que todo el grupo parlamentario guinda votaría a favor de las reformas.

Los principales opositores a que la votación fuera pública fueron los panistas Julio Hurtado y Mirelle Montes, mientras la diputada del partido local Futuro, Susana de la Rosa, recordó que la propuesta de reformas fue de ella y que por la misma recibió amenazas y fue hostigada por grupos que se oponían a reconocer legalmente los derechos humanos de la comunidad de la diversidad sexual.

De los 38 diputados que integran el Congreso de Jalisco sólo faltó el morenista Tomás Vázquez y sólo hubo cinco votos en contra en el tema de multar a quienes obliguen a otro a cambiar su identidad de género por miedo de las “terapias de reconversión”.

En este último caso se había propuesto penalizar con cárcel a quienes obliguen a tomar dichas “terapias”, pero finalmente se aprobó que serán multas que irán de cuatro mil 811 a 28 mil 866 pesos (de 30 a 100 jornadas de trabajo).

Para el cambio de identidad de género se tendrá que tener al menos 18 años de edad y quedan fuera de esta prerrogativa de modificación en los registros civiles a las infancias trans.

El último de los tres temas del paquete de diversidad sexual fue el de matrimonio igualitario, que ya existía en la legislación pero no estaba asentado en el Código Civil del Estado, para el cual los contrayentes deben tener por lo menos 18 años de edad y serán cambiadas las palabras “padre” y “madre” por “dos personas“, el cual fue aprobado por 26 votos a favor, ocho en contra y tres abstenciones.

Grupos de la diversidad sexual que permanecieron a las afueras del Congreso desde la mañana del miércoles y se mantuvieron ahí hasta la aprobación de las tres reformas, celebraron lo ocurrido y pidieron a la sociedad en general terminar ahora con todos los prejuicios y discriminación.

Jaime Cobián Zamora, presidente del Congreso Nacional de Mexicanas y Mexicanos Gays, Lesbianas y Personas Trans, afirmó que aún falta muchísimo pese al avance que significa esta “armonización” del Código Civil.

“Falta muchísimo, una cosa es que esté la ley y otra que la ciudadanía comience a hacer un cambio cultural, porque la mayor parte de la discriminación se ejerce dentro de los hogares, esto va a permitir que se entienda que tenemos el derecho pleno para construir una familia”, dijo.

Felipe de Jesús González Hernández, representante de los Apóstoles Guadalupanos, grupo que también se manifestó para evitar que fueran aprobados los cambios, dijo que se trató de una aprobación exprés, amañada, sin consultar a las familias contra las que atenta de forma directa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here