Excelsior (México)

A pesar de contar con sistema de salud público, siete de cada diez mexicanos (72%) dijeron que han tenido que realizar gastos en salud en el último año.

Para 28%, dicha inversión es menor a mil pesos mensuales y 25% reporta que ha sido de entre mil y dos mil pesos.

El 77% señala que el desembolso ha afectado su economía.

De acuerdo con la encuesta La encrucijada del sistema de salud en México, realizada por el Centro de Opinión Pública de la Universidad del Valle de México, 59% de la población considera que desaparecer el Seguro Popular y sustituirlo por el Insabi fue una decisión inadecuada.

A dos años de la pandemia de covid-19, los mexicanos reconocen que la crisis sanitaria impactó de forma notable el sistema de salud público mexicano y, en general, la población se divide al evaluar la gestión de la Secretaría de Salud durante la pandemia: 32% considera que fue buena, para 31% mala y para 37% regular.

Los mejor evaluados son los médicos y enfermeros que atienden a los pacientes en los hospitales, pues 85% se encuentra satisfecho con su labor y 66% piensa que los salarios que se les pagan no son justos.

En tanto 61% se dice satisfecho con la actuación de los funcionarios que laboran en los hospitales. Sin embargo, poco más de la mitad (51%) de la población dice sentirse insatisfecha con la labor de los funcionarios de la Secretaría de Salud y 54% con la labor del Presidente frente a la pandemia.

Cinco de cada diez mexicanos (52%) están convencidos de que el sistema de salud se vio afectado como consecuencia de la pandemia y no ha podido salir adelante.

El 53% piensa que uno de los servicios con mayor afectación dentro del sistema de salud público fueron los hospitales que cancelaron su servicio para la atención de otros padecimientos, a fin de tratar exclusivamente la crisis sanitaria.

Desde el punto de vista de los encuestados, los pacientes que dejaron de recibir tratamiento (47%) y el abasto de medicamentos (33%) se suman a los servicios que sufrieron mayor afectación.