Milenio

Luego de que el secretario de Relaciones Exteriores calificara de “extorsión” los acuerdos entre cuatro gobernadores fronterizos y Texas encaminado al refuerzo de la seguridad en la frontera y la migración, el gobernador de Coahuila, Miguel Ángel Riquelme Solís, dijo que el gobierno federal no atendió la problemática que semanas atrás se dio en la frontera cuando se puso alto al flujo de vehículos de carga hacia los Estados Unidos.

“Yo lamento la falta de comunicación con la Secretaría de Relaciones Exteriores. Me hubiera gustado que el Canciller me marcara cuando Texas detuvo todos los camiones y se registraron alrededor de 17 kilómetros de fila porque no podían pasar al estado (Texas) nuestros productos de exportación, mercancía echándose a perder, empresas coahuilenses con contratos con Estados Unidos con tiempos establecidos y que el incumplimiento significa multas”, afirmó.
“Yo lamento la falta de comunicación con la Secretaría de Relaciones Exteriores. Me hubiera gustado que el Canciller me marcara cuando Texas detuvo todos los camiones y se registraron alrededor de 17 kilómetros de fila porque no podían pasar al estado (Texas) nuestros productos de exportación, mercancía echándose a perder, empresas coahuilenses con contratos con Estados Unidos con tiempos establecidos y que el incumplimiento significa multas”, afirmó.

Dijo que en esta situación no recibió ni una sola llamada por parte del Gobierno Federal a pesar de la gravedad.

“Fueron más de 36 horas, con la fila de vehículos de carga que esperaban poder ingresar a Estados Unidos. Nada hizo el Canciller por encontrarle solución al problema derivado del fenómeno migratorio y de situaciones en materia de inseguridad señalados por el gobierno texano”, expuso.
“Fueron más de 36 horas, con la fila de vehículos de carga que esperaban poder ingresar a Estados Unidos. Nada hizo el Canciller por encontrarle solución al problema derivado del fenómeno migratorio y de situaciones en materia de inseguridad señalados por el gobierno texano”, expuso.

Los gobernadores de Coahuila, Chihuahua, Nuevo León y Tamaulipas, se vieron en la necesidad de buscar de manera individual ante el gobernador de Texas, Greg Abbott.

“En Coahuila el problema argumentado es el tema migratorio y la seguridad de la frontera con Texas y ahí como hemos dado a conocer, se implementó en respuesta un operativo de seguridad que no es nuevo, que en materia de seguridad la entidad ya ha tenido la inspección por parte aérea y también por la terrestre con éxito”, dijo.
“En Coahuila el problema argumentado es el tema migratorio y la seguridad de la frontera con Texas y ahí como hemos dado a conocer, se implementó en respuesta un operativo de seguridad que no es nuevo, que en materia de seguridad la entidad ya ha tenido la inspección por parte aérea y también por la terrestre con éxito”, dijo.

En lo que se refiere al flujo de migrantes dijo que este fenómeno no tiene que ver con esta entidad, pues viene de la frontera sur y pasan por varias entidades antes de llegar a Coahuila y que se les ha dado un trato en el marco de los Derechos Humanos, sin embargo existen retenes entre entidades con quienes se coordinan.