24 Horas

En el país se calcula que hasta tres millones de familias incurren en gastos catastróficos para la atención de un paciente con asma, reveló el coordinador del Programa Nacional de Enfermedades Respiratorias, Robert Camargo Ángeles.

Durante el foro organizado por la Cámara de Diputados para conmemorar el Día Mundial de Asma, el funcionario indicó que el gasto se incrementa entre dos a cinco veces más al tratar un cuadro grave persistente de esta enfermedad, que uno leve.

“Las enfermedades respiratorias crónicas junto con el otro cúmulo de padecimientos como la diabetes, la hipertensión, cáncer, enfermedades cardiovasculares es a pandemia que no se ha ido y seguirá golpeando y repercutiendo a toda la población a nivel global.

Por si te lo perdiste: Exige Zaldívar frenar impunidad en feminicidios
“Y dentro de las enfermedades respiratorias crónicas tenemos al asma, la EPOC (enfermedad pulmonar crónica obstructiva), que comparten algunas similitudes y recordar que la OMS ya desde la década pasada nos decía que los padecimientos crónicos son un tema de seguridad nacional”, dijo Camargo Ángeles.

Comentó que la prevalencia de asmáticos en México ronda 7% de la población, aunque algunos estudios lo ubican hasta 10% y dentro de los registros de la Dirección General de Epidemiología la morbilidad oscila entre 250 mil a 350 mil casos nuevos cada año.

El grupo poblacional en el que se tienen mayor registro de asma, continuó, es de 25 a 44 años, con una mayor prevalencia entre mujeres.

Camargo Ángeles expuso que hay actividades de prevención de esta enfermedad que pueden disminuir los riesgos de fallecer a temprana edad.

“El sistema de salud tiene que entender que no nada más tenemos que estar atentos a la parte de la asistencia médica sino alrededor del individuo existen factores determinantes que desencadenan diversas enfermedades como el asma, sus síntomas o crisis.

“En ese sentido la salud pública tiene que jugar esa bisagra entre la parte médica y la parte de otras políticas que el gobierno vaya generando pero que estén encaminadas a generar un estado de bienestar”, expresó.

En su intervención, el presidente de la Sociedad Mexicana de Neumología y Cirugía de Tórax, Jesús Javier Vázquez Cortés, dijo existe la probabilidad de que 12% de que los niños en escuelas primarias puedan tener asma, lo cual ya representa un problema grave para el país.

Comentó que la detección temprana del asma y su correcto y oportuno evita llegar a una crisis por esta enfermedad, y abre la posibilidad de llevar una vida normal.

Incluso, dijo, los médicos en el primer nivel de atención suelen dejar pasar los síntomas de un asmático y los confunden con bronquitis recurrentes o alergias, lo que termina por deteriorar la calidad de vida de los enfermos.

“A los neumólogos no nos cuesta ningún trabajo decirle al enfermo tienes asma y se acabó. Hay muchos médicos que no comprenden y no sabemos por qué, les da como temor decirle al paciente que tiene asma porque el paciente se va a espantar, o los papás del niño se van a espantar. Es es muy raro cómo se aborda cuando no son neumólogos o alergólogos”, comentó Vázquez Cortés.

Por si te lo perdiste: Van mil 133 sanciones a automovilistas por contingencia ambiental
El director general del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias, Jorge salas Hernández, indicó que en esa institución entre 2013 y 2019 se han atendido 22 mil 498 casos de asma en unidades de urgencias respiratorias y ocho mil 705 consultas externas de primera vez.

“Es un número importante y también los casos de atención de consulta y en el caso de hospitalización tenemos dos mil 848 crisis que se atendieron dentro del Instituto en este periodo.

“Es un problema importante que requiere cortar la cadena de descontrol de la enfermedad desde el segundo nivel e idealmente desde el primer nivel de atención”, dijo el director de INER.

Recordó que desde hace 15 años ese instituto implemente el programa Acción Integrada por la Respiración (AIRe) porque está dirigido a los médicos de primer contacto, que es donde se tiene que iniciar el proceso de calidad en la atención.