Mario Vargas Suárez

Rumbo al 5 de junio, irremediablemente se atravesó este 10 de mayo, Día de las Madres, y para estar acorde a la época, este gran día debe estar con madre, como dice el eslogan del Truko Verástegui.

La expresión como el título y lo que le sigue, no siempre es con el mismo sentido, debido las mexicanadas de los compatriotas, como del candidato al gobierno de Tamaulipas que los publicistas le adjudicaron, para estar más cerca de la raza, ésa expresión tan norteña ‘Está con Madre”

La idea central es para referirnos a la mujer que puede vivir en un palacio o en la choza más humilde de la zona suburbana más pobre y hasta en la muy alejada ranchería, de ésas que proliferan en nuestro México, pero que ha sido bendecida con la maternidad.

Hoy, los mensajes de los hombres y mujeres que viven de la política nacional y que, a propósito del Día de la Madre, lo incluyen en su campaña electoral, como símbolo de respeto y veneración popular.

El Día de la Madre, sin pandemia, se refirió a festivales kilométricos de la escuela porque, por un lado, los profesores lucen sus habilidades en las artes, en la educación física con las tablas rítmicas, gimnásticas o calixtécnicas, que enseñan a sus estudiantes; Por otro lado, la satisfacción de ‘ver a los retoños’ hasta equivocarse al son de la música.

Las madres pandémicas vivieron desde ese fatídico 2020, sin festivales escolares, salvajemente fueron privadas, por las autoridades sanitarias, la emoción de ver a sus hijos bailando, recitando, cantando… ahí en el escenario para “…su mamá”

El Día de la Madre en el 2022, es diferente porque es menos severo con las vacunas y su lento programa de aplicación, pero por lo menos la población más vulnerable por edad, tiene sus dosis y ya algunas escuelas volvieron a sus festivales, desde primaria y secundaria.

Como en otros tiempos, sin pandemia el comercio inunda las redes sociales, la radio y la televisión local y nacional nos llenan de “ofertas para mamá” y los discursos políticos -sin enfocarnos a ningún color-, son en el mismo sentido.

¿Recuerda aquellos adjetivos de mujer guerrera, luchona y cosas en ése tenor? Bueno pues se siguen usando, como los festivales en plazas públicas, auditorios, centros deportivos o de plano, cerraban una calle a nombre del gobierno ya estatal, municipal, de un partido político, una organización no gubernamental y hasta con el poder de la delincuencia organizada.

No fue solo la pandemia, también la inseguridad que contribuyó para suspender las serenatas del 10 de mayo, donde las guitarras y cantos juveniles de bachilleres y universitarios entonaban las tradicionales mañanitas.

El respeto a las Madres, muy particularmente ése día era inigualable entre los jóvenes, aunque dentro de la euforia los chicos seguían con las ‘mentadas de madre’ y bromas muy pesadas presumiendo relaciones sexuales con las mamás de los amigos.

Este 10 de mayo celebramos a las mamás y en 5 días más a los maestros, a ésos mártires del gis que aprendieron -sobre la marcha- a dar clases en línea: Una nueva forma

de enseñar y pese a ello, algunos levantan los brazos al cielo por volver a las aulas y otros, ya no quieren volver al edificio escolar… pero ésa es otra historia.

Día de la Madre… un día para festejar no solo a quienes engendraron y dieron a la luz de la vida un nuevo ser, sino también aquellas mujeres que sin haberse embarazado educaron, criaron y formaron ciudadanos útiles a la sociedad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here