Milenio

Cuando era niña Paola Edith López Juárez, enfermera general del Instituto Mexicano del Seguro Social, quería ser doctora o enfermera, sabía que quería formar parte del sector salud y cuidar a otros. A sus 20 años encontró en la enfermería sus dos pasiones y desde hace 7 años se dedica a esta actividad.

“La profesión de enfermería estaba más enfocada a dos cosas que a mí me gustan; como cuidar de otros y apoyar en la educación de los demás y apredizaje”, mencionó.

Desde que entró a realizar su servicio social adquirió gusto por la medicina preventiva, por lo que a futuro busca enfocarse más a esta área. Paola comentó que para ella una enfermera es aquella que cuida de la salud integral de las familias.

Paola lleva 5 años en primera atención y 2 años como enfermera general, parte de esos dos años atendiendo a pacientes covid. Explicó que laborar en medio de la crisis sanitaria le dejó un importante aprendizaje sin embargo, se enfrentó a importantes retos. No obstante, se esforzó por sacar adelante a sus pacientes, resaltó que estar con ellos le ayudó a aprender y a valorar hasta las cosas más simples.

“En su momento si fue difícil, fue estresante entramos en cierta crisis de ansiedad, de temor por contagiarnos a nosotros y a los demás el ver toda la demanda que teníamos en el nosocomio si fue difícil, empiezas a ver y más que nada a valorar todo lo que tienes como tu familia, el goce de salud que tienes y cosas que parecían tan banales ahora ya son muy importantes” expresó.

Refirió que antes de la pandemia una video llamada era una acción muy común, sin embargo, esta actividad se volvió esencial para algunos pacientes ya que de esta manera muchos de sus pacientes se pudieron despedir de sus familiares antes de morir.

Señaló que ver a sus pacientes irse deteriorando poco a poco es un proceso muy difícil ya que incluso algunos le llegaron a preguntar: “¿Señorita saldré de aquí?” y “¿Volveré a ver a mí familia?. Aseguró que en esos momentos entraba su sentir humano y hacía lo posible por transmitirles calma y tranquilidad.

“Como enfermera sabes el estado crítico del paciente, lo único que puedes hacer es darle palabras de aliento y ayudarlo con tus cuidados al menos para que lo ayudes a que no se deprima y salga adelante”, agregó.

Destacó que hubo momentos en los que se sentía estresada y angustiada, por lo que en ocasiones consideraba desmoralizante ir a trabajar, sin embargo, su dedicación y empeño la ayudaron a tener estabilidad y seguir adelante.

“La pandemia me hizo ser más humana, ser más empática esto reforzó más el amor que tengo hacia mi profesión”, refirió.

Durante el tiempo que estuvo atendiendo a pacientes covid una de las satisfacciones que recuerda con afecto es ver a sus pacientes ser dados de alta.

“Es una satisfacción muy profunda que si te llega, esas cosas te dejan marcada el ver que al menos él si, que esas personas si se reunieron con su familia te pone bastante contenta, ver que se va a reunir con sus hijos, a lo mejor era un esposo, un hermano el cual va a llegar nuevamente a su hogar”, añadió.

Cabe señalar que este 12 de mayo se conmemora el día Internacional De La Enfermera, se celebra desde 1965, busca reconocer a todo el personal de este gremio y destacar la importancia de su labor, así como para rendir homenaje a la enfermera británica Florence Nightingale, que nació el 12 de mayo de 1820 y es considerada la fundadora de la enfermería moderna.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here