SinEmbargo

Las autoridades mexicanas han reconocido que muchos especialistas de la salud en México se oponen a viajar a comunidades remotas del país por problemas de inseguridad y lejanía. Ante esta situación, el Gobierno Federal tomó la decisión de contratar a médicos de Cuba para cubrir estas zonas que se encuentran vulnerables.
Ciudad de México, 19 de mayo (SinEmbargo).- Las personas que critican la decisión del gobierno federal de contratar a 500 médicos cubanos para ayudar a combatir el déficit de especialistas en México, en específico para cubrir áreas de la Montaña de Guerrero, deberían proponer soluciones para esta problemática, aseguró Héctor L. Frisbie, médico y especialista en salud pública.

“Es una solución inmediata, es ahorita, es lo que va a ayudar a solventar una situación. Me interesaría mucho que los abajo firmantes que hicieron la cartita me dijeran qué es lo que proponen. Cuando nosotros hacemos una critica tenemos que hacer tres cosas, primero, identifica bien qué es lo que criticas, segundo, qué propongo para que eso se solucione, tercero, a qué me comprometo para que esto que propongo resuelva el problema que identifico, porque criticar nada más a lo menso lo hace cualquier persona, pero comprométanse a algo”, dijo el Doctor Frisbie en entrevista con Álvaro Delgado y Alejandro Páez en el programa de Los Periodistas que se transmite por YouTube a través del canal de SinEmbargo Al Aire.

El especialista en salud pública aseguró que la contratación de los médicos cubanos no es algo nuevo, sino que se ha realizado por otras administraciones desde hace más de 40 años y continúa repitiéndose debido a los buenos resultados obtenidos.

“Por qué se sigue trayendo médicos cubanos, porque ha funcionado en el pasado y quién lo ha traído, pues los han traído en los últimos 40 años. Lo único que están haciendo es que quieren hablar mal de algo que se está haciendo pero no proponen nada y no se comprometen a nada y por eso las cosas no van avanzando. Deberíamos unirnos todos y hacer un esfuerzo para que las cosas funcionen”, dijo el doctor Frisbie.

El pasado 9 de mayo, el Presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que el Gobierno de México y Cuba acordaron la adquisición de vacunas Abdala contra la COVID-19 para niños de dos años en adelante y la contratación de 500 médicos.

Las autoridades mexicanas han reconocido que muchos especialistas de la salud en México se oponen a viajar a comunidades remotas del país por problemas de inseguridad y lejanía. Ante esta situación, el Gobierno Federal tomó la decisión de contratar a médicos de Cuba para cubrir estas zonas que se encuentran vulnerables.

“Por eso se toma esta decisión de contratar a más de 500 médicos que van a estar ya trabajando, para que se cumpla el propósito que hemos hecho de garantizar el derecho a la salud, atención médica, medicina, estudios y análisis clínicos gratuitos para los que no tienen seguridad social”, explicó.

El pasado 8 de mayo, el Presidente López Obrador visitó Cuba como parte de una gira de trabajo. Durante su estancia en la isla caribeña, el mandatario mexicano y su homólogo cubano, Miguel Díaz-Canel, firmaron dos acuerdos para fortalecer las relaciones en materia sanitaria y, especialmente, en el enfrentamiento de la COVID-19.

El acuerdo fue criticado por personajes de la oposición en México quienes aseguraron que la decisión de comprar y aplicar el fármaco cubano Abdala a niños se debe más a una cuestión política que a un tema de salud pública.

Tras el anuncio, Marko Cortés, dirigente del Partido Acción Nacional (PAN), acusó al presidente López Obrador de desviar recursos públicos para apoyar la dictadura cubana con el pretexto de contratar médicos.

En conferencia de prensa el dirigente panista manifestó su respaldo a los médicos de México, pues aseguró, se han visto desplazados y maltratados por el gobierno federal.

Marko Cortés llamó a privilegiar la contratación de médicos mexicanos frente a los extranjeros y anticipó que apoyarán cualquier acción legal y política que se emprenda para evitar “este nuevo atropello.

El Doctor Frisbie recordó que aunado a los problemas de inseguridad y distancia, los médicos deben enfrentarse a la falta de recursos e infraestructura que se viven en gran parte de las comunidades del país producto de la corrupción.

“¿Cuál es el origen de que no hay recursos, de que no haya tecnología y de que no haya infraestructura? Se roban el dinero del presupuesto porque se supone que el seguro popular iba a resolver todos esos problemas, el seguro popular iba ir dirigido particularmente a las personas que no tenían seguridad social, pero qué pasó, que en el seguro popular se metieron todos estos políticos y médicos que se metieron al negocio de vender equipamientos y entonces se perdió más del 46 por ciento que se destinaba al seguro popular, es decir, se cortaba la mitad del presupuesto nada más porque se lo robaban, por eso siguen faltando equipos, siguen faltando salarios”.