En el veredicto durante el juicio de difamación emitido el miércoles, un jurado de Virginia otorgó a Johnny Depp una amplia victoria; y a Heard una pequeña.

Heard logró convencer al jurado de que Depp era responsable de una demanda por difamación. No obstante, fue por algo que dijo el abogado del actor y no el propio Depp.

Adam Waldman, representante legal de Depp en 2016, calificó las afirmaciones de Heard como un «engaño» orquestado con la ayuda de sus amigos.

Los abogados de Depp intentaron que la contrademanda de Heard contra él fuera desestimada varias veces por esos motivos. Argumentaron que el actor no debería ser quien defendiera las declaraciones de Waldman.

Sin embargo, para la jueza Penney Azcarate, quien supervisó el caso actual, «un jurado razonable» estaría de acuerdo con que Waldman actuó como «agente» de Depp cuando hizo esas afirmaciones. De hecho, este fue el argumento que los abogados de Heard dieron. Debido a eso, Depp podría ser declarado responsable de ellas.

Los jurados tenían la tarea de evaluar tres de las declaraciones de Waldman publicadas por The Daily Mail en abril de 2020. Parte de las instrucciones del jurado incluían sopesar si Waldman estaba «actuando como agente del señor Depp» cuando hizo las declaraciones.

El jurado finalmente absolvió a Depp de la primera y tercera declaración en el formulario del jurado, pero lo encontró responsable de la segunda. Esta decía que Waldman afirmó que Heard y sus amigos fabricaron su relato de una pelea:

«Sencillamente, esto fue una emboscada, un engaño. Le tendieron una trampa al señor Depp llamando a la policía, pero el primer intento no sirvió de nada», dijo Waldman a The Daily Mail, según se cita en el formulario del jurado. «Los agentes acudieron a los áticos, los registraron a fondo y los entrevistaron. Se fueron tras no ver ningún daño en la cara ni en la propiedad. Así que Amber y sus amigos derramaron un poco de vino y desordenaron el lugar, se pusieron al día con sus historias bajo la dirección de un abogado y un publicista, y luego hicieron una segunda llamada al 911.»

Los miembros del jurado determinaron que Depp diera una indemnización de 2 millones de dólares (mdd) por daños y perjuicios a Heard. Pero también decidieron conceder a Heard cero dólares en daños punitivos, indicando que no creían que Depp debiera ser castigado por las declaraciones de Waldman.

Por el contrario, los jurados encontraron a Heard culpable de la difamación por tres declaraciones separadas hechas contra Depp. Eso incluyó el titular del artículo de opinión del Washington Post de diciembre de 2018. «Hablé contra la violencia sexual y enfrenté la ira de nuestra cultura. Eso tiene que cambiar», decía la publicación.

Los jurados sopesaron los veredictos en las demandas de Depp y Heard al mismo tiempo. Depp presentó su demanda contra Heard poco después de la publicación del artículo de opinión, y los jurados decidieron finalmente que Heard le difamó a través del titular y de otros dos pasajes publicados en él.

Por ello, concedieron a Depp 10 mdd en concepto de daños compensatorios y otros 5 mdd en concepto de daños punitivos. Pero Azcarate rebajó esta última cifra a 350,000 dólares de acuerdo con la ley de Virginia. Los alegatos de Heard sobre las declaraciones de Waldman se presentaron en una contrademanda.

Waldman testificó para el juicio de seis semanas, pero dijo poco. La abogada de Heard, Elaine Bredehoft, le interrogó sobre las declaraciones y otras cuestiones, pero el abogado de Depp, Benjamin Chew, intervino repetidamente y le indicó que no respondiera a sus preguntas porque «exigiría revelar las comunicaciones entre el Sr. Depp y el Sr. Waldman», que están protegidas por el privilegio abogado-cliente.

Waldman representó a Depp en un caso anterior de difamación contra el tabloide británico The Sun. Depp perdió esa demanda, y un juez del Reino Unido consideró que las acusaciones de Heard eran «sustancialmente ciertas».

Anteriormente fue uno de los abogados de Depp en el caso de Virginia. Bruce White, el juez que presidió el proceso judicial antes de que Azcarate se hiciera cargo del caso, echó a Waldman del mismo en octubre de 2020, al considerar que había difundido información a la prensa que había sido cubierta por una orden de protección.