Aníbal Martínez

Si la política fuera como el fútbol, diríamos que entre la fanaticada hay regocijo con la llegada de una estrella a su equipo.
Como en cada inicio de temporada, hay ilusión, esperanza, de que ese jugador lleve a lo más alto al club de sus amores.
Lo mismo sucede con el anuncio hecho por Américo Villarreal Anaya, gobernador electo de Tamaulipas, de que Santiago Nieto formará parte del equipo de transición, que recibirá de Francisco García Cabeza de Vaca, panista derrotado en las urnas, todo lo relacionado al gobierno saliente.
Juan fanático ya se frota las manos, esperando ver a esa nueva y famosa contratación, se vea cara a cara con quien cientos de veces lo llamó Sicario Nieto. Sí, con Cabeza de Vaca. Era la forma en que el gobernador de Tamaulipas lo llamaba para ‘calentarlo ‘.
Nomás imagínense al experto ( Santiago Nieto) buscando evidencias ilegítimas del manejo de los dineros públicos. No dejará documentos sin revisar.
De seguro que muchos del equipo rival ya tiemblan con tan solo saber qué Américo Villarreal Anaya lo ha firmado.
Ha llegado una estrella al team del color guinda.
¡No se vayan , que esto se está poniendo bueno!