El Universal Online

Las investigaciones de los especialistas de la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México (FGJ-CDMX) para resolver y esclarecer el móvil del feminicidio de la cantante Yrma Lydya Gamboa a manos de su esposo continúan; en este sentido, se dio a conocer que, con base en la cronología de los hechos tras una serie de entrevistas realizadas por peritos, Jesús Hernández Alcocer planeó todo el crimen con antelación.

Los primeros avances detallan que fue Hernández Alcocer quien citó a la cantante para, presuntamente, llegar a un acuerdo por la separación; la víctima —según constataron peritos que indagaron los teléfonos celulares de ambos— fue quien pidió que la reunión se hiciera en algún lugar público, pues ya conocía la agresividad del abogado.

De igual manera, se sabe que en la agresión pudieron participar al menos cuatro personas a parte del abogado, en este caso su chofer y guardaespaldas, dos personas más de entera confianza de Hernández Alcocer y también trabajadores de él, incluso personal del restaurante Suntory, quienes omitieron revisarlo y así evitar que metiera el arma homicida al inmueble.

En este crimen se cree que la participación de los empleados de Suntory fue por omisión, pues por temor a un “regaño” nunca se dieron cuenta que traía la pistola calibre .40.

La intención de la fiscalía capitalina es recabar los datos suficientes para acreditar ante el juez que lleva el caso que el imputado actuó de manera dolosa y con alevosía para cometer el feminicidio, esto luego de que se diera a conocer que participaron dos vehículos en el crimen, por lo que faltan al menos tres personas por detener y declarar en torno a lo sucedido, así, según las pruebas periciales realizadas, el abogado Jesús Hernández Alcocer tenía ventaja frente a su cón- yuge, quien, de acuerdo con el dictamen de necropsia, murió a consecuencia de tres heridas de arma de fuego en el tórax.

Las indagatorias establecieron que este sujeto ingresó armado al restaurante, y después de cometer el asesinato tuvo apoyo de su escolta personal para tratar de salir del establecimiento y darse a la fuga en un vehículo que estacionaron a un costado de la entrada del inmueble en la colonia Del Valle, Benito Juárez.

A pesar de que el arma no fue localizada en el lugar de los hechos, las pruebas periciales practicadas al abogado, así como las mediciones de criminalística, permitieron establecer que Hernández Alcocer fue quien accionó el arma en un área reservada que él mismo solicitó.

Con estas consideraciones, el próximo jueves, cuando se reanude la audiencia en el Tribunal Superior de Justicia, el Ministerio Público intentará convencer al juez de Control que el abogado actuó de manera dolosa para cometer el feminicidio, por lo que pedirá la vinculación a proceso por el delito. Sin embargo, los abogados del imputado afirmaron que su cliente es inocente.