Milenio

Criticado por muchos, pero con una licencia que lo avala como boxeador, Jorge Kahwagi ha dado de qué hablar durante muchos años y a pesar de que su última pelea fue en el 2015 aún se mantiene en la memoria de muchos fanáticos; sin embargo, hasta la fecha ostenta una marca que es complicada de creer, pues es el único “boxeador” mexicano que tiene el 100 por ciento de sus peleas terminadas por nocaut.

A pesar de que la historia del boxeo mexicano es muy rica y se remonta a muchos años atrás, Kahwagi es el único que ha logrado noquear a todos y cada uno de los rivales que enfrentó hasta su retiro hace 7 años.

Sobre el ring – en los 14 años que se mantuvo activo de manera intermitente – el hijo del político del mismo nombre encaró a 12 rivales diferentes y sostuvo peleas en México, Estados Unidos, España, Rusia y Filipinas.

Y a pesar de las múltiples críticas – causadas por el nivel de sus rivales – logró convertirse en campeón nacional, para después sumar los títulos latino crucero del Consejo Mundial de Boxeo y de la Organización Mundial de Boxeo. Así como también el internacional del WBC.

Con un estilo ecléctico, el mexicano no solo despachó a su rivales por nocaut, ninguno de ellos logró pasar del segundo round y nueve de ellos cayeron antes de terminar con los tres primeros minutos de pelea.

La última vez que se le vio sobre un ring fue en 2015 en una pelea que realizó en Filipinas y que causó gran polémica no tanto por el resultado ante el desconocido Ramón Olivas, sino por el cambio físico que mostró, pues después de años alejado regresó para mostrar las cirugías estéticas a las que se sometió incluyendo implantes de pectorales y hombros.
https://twitter.com/fightingwords2/status/1354924635092094980?s=20&t=geYiabhvHk3pKn39dzonsw

La rivalidad con el Cibernético

El controvertido deportista fue criticado duramente por el luchador mexicano, quien durante un programa de televisión lo acusó de frente de haber comprado a todos sus rivales y de denigrar al deporte y se agarraron a golpes.

Ese no fue el único encuentro que tuvieron ambos y el gladiador no dejó de poner en tela de juicio la carrera que Kahwagi extendió desde el 2001 hasta el 2015 con prolongadas ausencias.