Animal Político
El gobierno federal ya no va a requerir los servicios de la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS), que había contratado para hacer las compras consolidadas de medicamentos en conjunto con el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), dijo este miércoles el titular de dicha institución, Juan Ferrer.

En comparecencia en la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados, Ferrer aseguró: “Ya no vamos a requerir los servicios de la UNOPS, ¿por qué? Porque hoy contamos con el apoyo de la Secretaría de Hacienda, del IMSS, del ISSSTE, de la Marina, de la Secretaría de la Defensa Nacional, de las 23 entidades federativas”.

Ferrer insistió en que ya está integrado todo el sector salud. “La requeríamos (a la UNOPS) cuando el mercado estaba más convulsionado y necesitábamos proveedores internacionales, hoy estamos ya siguiendo esos contratos”.

El director del Insabi aseguró que ya se están comprando los medicamentos para 2023 y 2024 y que las autoridades han suprimido del Compendio Nacional de Insumos para la Salud mil 200 claves de medicamentos que se tenían en catálogo y ya ni siquiera se fabrican en el mundo.

Fue en 2019 cuando se firmó un acuerdo marco para que la UNOPS pudiera ayudar en las compras de medicamentos al gobierno mexicano y, en 2021, el gobierno federal le encargó la primera adquisición de medicamentos.

Sin embargo, la UNOPS no pudo realizar la compra completa y, en febrero de ese año, el Insabi envió un oficio en el que pedía a las instituciones de salud y hospitales salir a comprar los medicamentos que les hicieran falta. A su vez, esto disparó las adjudicaciones directas.

En noviembre de 2021, el Insabi publicó la convocatoria a la licitación pública internacional para la adquisición de 564 claves de medicamentos y bienes terapéuticos para 2022, sin la UNOPS.

Animal Político preguntó al Insabi por qué no iba con la UNOPS en esa licitación y la respuesta fue que, desde la compra correspondiente a 2021, la UNOPS se comprometió a adquirir unos medicamentos y otros no, como fue el caso de la mayor parte de los medicamentos oncológicos, de los que se encargaría el propio instituto.

La compra en la que el Insabi sí fue con la UNOPS en 2021 abarcó 360 claves de medicamentos y 274 de material de curación.

Respecto de los problemas que se han enfrentado para la distribución de medicamentos y que estos lleguen a los pacientes, Ferrer afirmó que el Insabi estaba entregando los medicamentos en los almacenes estatales, pero no estaba cubriendo la última milla, algo que ya se ha corregido.

“Ya hay 17 entidades federativas que aceptaron esta nueva distribución con la última milla (en la que participan el Insabi y el Ejército). Con esta última milla, la Federación absorbe el costo de esta y no lo pagan los estados”, dijo.