-Oliver Slow

Al menos 150 personas murieron la noche del sábado en una estampida de miles de jóvenes que celebraban Halloween en las estrechas calles de un popular barrio del centro de Seúl. La BBC analiza cómo se desarrolló la tragedia.

A primera hora de la tarde del sábado, miles de personas, en su mayoría jóvenes, se habían reunido en Itaewon, en el centro de la capital surcoreana, un animado lugar de fiesta cuyas calles y callejones de aspecto bélico están llenos de bares y restaurantes.

Según algunos testimonios, 100.000 personas acudieron a la zona para celebrar Halloween, entusiasmadas por la perspectiva de volver a salir de fiesta tras dos años de estrictas restricciones por el covid en el país.

Nuhyil Ahammed, de 32 años, estaba entre la multitud. Este trabajador informático de India vive cerca y lleva cinco años consecutivos asistiendo a las fiestas de Halloween en Itaewon.

El año pasado las celebraciones habían sido animadas, pero bajo control, con la policía impidiendo que la gente entrara en zonas concurridas. Este año las cosas fueron muy diferentes, afirmó.