-Milenio Digital

México es uno de los países que se ha visto azotado por sismos de magnitud que han dejado víctimas mortales así como diferentes construcciones con daños en su estructura.

Por lo que para los mexicanos, un sismo puede generar estrés postraumático así como ataques de pánico y de ansiedad, por ello es importante conocer cuales son las herramientas que ayudan a informar su magnitud.

Por otra parte, la UNAM a través del Servicio Sismológico Nacional se encarga de compartir diariamente los últimos sismos que hay en México a través de sus cuentas oficiales en redes sociales además de compartirlos también en la página oficial de internet.

En Milenio te contamos sobre las últimas noticias de actividad sísmica en México.

¿Dónde tembló hoy 3 de noviembre en México?

La historia del Servicio Sismológico Nacional

El primero de abril de 1904 se reunieron en Francia, dieciocho países, entre ellos México, con el fin de crear la Asociación Sismológica Internacional y mejorar la instrumentación sísmica a nivel mundial.

Sin embargo, para cumplir con los compromisos adquiridos en esa reunión, el gobierno mexicano inició la instalación de una red sismológica en el territorio nacional y el 5 de septiembre de 1910 se inauguró la primera estación sismológica de la red, en Tacubaya, en la CdMx.

En ese momento, la red sismológica quedó a cargo del Instituto Geológico Nacional dependiente de la Secretaría de Minería y Fomento.

Entre 1910 y 1923 se instalaron en total 9 estaciones sismológicas mecánicas autónomas. Éstas son la central instalada en Tacubaya, Ciudad de México y las foráneas en las ciudades de Mazatlán, Oaxaca, Mérida, Chihuahua, Veracruz, Guadalajara, Monterrey y Zacatecas.

El SSN pasó a ser parte de la Universidad Nacional Autónoma de México en 1929 y desde 1948 quedó adscrito al Instituto de Geofísica de la UNAM. En sus inicios, el SSN contó con los instrumentos más modernos de la época, sin embargo, es hasta los años sesenta que se comienza la instalación de sismógrafos electromagnéticos, llegando a tener aproximadamente 20 instrumentos autónomos, con grabación de las señales sísmicas en papel ahumado y fotográfico.