-Editorial Mediotiempo

Elon Musk no deja indiferente a nadie, mucho menos después de lo que sucedió el 13 y 14 de noviembre, cuando el magnate despidió públicamente a un ingeniero que trabajaba para Twitter. La noticia le ha dado la vuelta al mundo por distintas razones, desde la peculiar discusión que sostuvieron hasta la publicación final que borró el sudafricano.

El pasado 13 de noviembre Musk publicó un tuit ofreciendo perdón por el rendimiento de la aplicación de Android de Twitter: “Me gustaría disculparme por la lentitud de Twitter en muchos países. ¡La aplicación está haciendo >1000 RPCs pobremente agrupados solo para renderizar un timeline en casa!”.

Esto fue contestado por un ingeniero de Twitter llamado Eric Frohnhoefer, quien señaló que ha trabajado durante 6 años en Twitter para Android, por lo que puede asegurar que lo que dijo Musk “es incorrecto”.

La corrección pública no fue del agrado del millonario, quien reiteró que la aplicación era super lenta en Android y aprovechó para lanzarle una dura pregunta:  “¿Qué has hecho para arreglarlo?”.